Sábado XXIX del Tiempo Ordinario

Evangelio según san Lucas  13, 1-9

En aquel tiempo, algunos hombres fueron a ver a Jesús y le contaron que Pilato había mandado matar a unos galileos, mientras estaban ofreciendo sus sacrificios. Jesús les hizo este comentario: “¿Piensan ustedes que aquellos galileos, porque les sucedió esto, eran más pecadores que todos los demás galileos? Ciertamente que no; y si ustedes no se arrepienten, perecerán de manera semejante. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿piensan acaso que eran más culpables que todos los demás habitantes de Jerusalén? Ciertamente que no; y si ustedes no se arrepienten, perecerán de manera semejante”.

Entonces les dijo esta parábola: “Un hombre tenía una higuera plantada en su viñedo; fue a buscar higos y no los encontró. Dijo entonces al viñador: ‘Mira, durante tres años seguidos he venido a buscar higos en esta higuera y no los he encontrado. Córtala. ¿Para qué ocupa la tierra inútilmente?’ El viñador le contestó: ‘Señor, déjala todavía este año; voy a aflojar la tierra alrededor y a echarle abono, para ver si da fruto. Si no, el año que viene la cortaré’ “.

 

===================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de octubre, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de octubre la trivia de la vida de los santos del #134 al #164. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

Gracias por sus oraciones por nuestro retiro del fin de semana “¿Qué quieres que haga por ti?” (Mc 10, 51) de este fin de semana pasado. Fue un tiempo bendecido estar con los hermanos, reflexionar sobre nuestra relación con Dios y ser inspirados para regresar a nuestras labores en la viña de Dios con la fuerza del Espíritu Santo.

 

Jesús está muy atento a la vida, a la historia. En efecto, la ocasión de la enseñanza que ofrece aquí se la brinda una doble noticia de sucesos (vv. 2.4). Pilato ha hecho matar a unos galileos mientras ofrecían sacrificios en el templo. Es probable que la causa que desencadenó esa orden fuera la oposición de los galileos a su disposición de usar los fondos del tesoro del templo para construir un acueducto.

 

De esta noticia y de la otra, referente a la muerte de dieciocho personas por el desplome de la torre de Siloé, extrae Jesús dos consideraciones importantes: en primer lugar, el hecho de que urge siempre, de todos modos, convertirse (vv 3.5). De lo contrario, el punto de llegada es la perdición. No hay escapatoria. Mientras leía este pasaje del Evangelio, me pregunte ¿con qué frecuencia señalamos a otros como “pecadores” con el fin de quitar el enfoque de nosotros mismos? Es una manera de justificar nuestro propio comportamiento pensando, “Por lo menos no soy tan malo como él / ella.” Pero dos cosas pueden suceder: 1) llevarnos a la desesperación si vemos a los demás como mejores que nosotros. 2) Llevarnos a la complacencia si vemos a los demás como peores que nosotros.

 

Otra cosa importante es que Dios no es un “castigador” que esté esperando un fallo nuestro para castigarnos. Sería, pues, necio por nuestra parte “interpretar” los hechos calamitosos de la existencia -la nuestra y la de los otros- en clave de castigo divino. Jesús se refirió a dos grupos distintos (Galileos y personas de Siloé) que murieron. Muchas personas pensaban que murieron a causa de su pecado. Sin embargo, Jesús vuelve a dirigir su enfoque. “¡Si ustedes no se arrepienten, todos perecerán como ellos lo hicieron!” En otras palabras, no se preocupen por los demás; preocúpense de ustedes mismos. Cambien su vida, arrepiéntanse y crean en el Evangelio. El arrepentimiento es uno de los principales mensajes de Jesús. Él nos llama a alejarnos de todo lo que nos separa de Dios, especialmente el pecado. No esperen hasta que sea demasiado tarde. El tiempo de la vida es el que es. No sabemos cuándo acabará el nuestro. En consecuencia, siempre es tiempo de “dar fruto” de buenas obras, precisamente mientras tengamos tiempo.

 

La otra pequeña parábola, la del hombre que busca frutos en la higuera que ha plantado en su viña, completa la enseñanza sobre la conversión, manifestando otro aspecto importantísimo: la paciencia de Dios, su inmensa misericordia y su voluntad de salvación. Ciertamente, la higuera alude a Israel, que se muestra infructuoso en su constante alejamiento de Dios (cf. Is 5,1-7; Jr 8,13). Pero la prolongación del plazo para cortarla y los amorosos cuidados (“déjala todavía este año; yo la cavaré y le echaré abono”: v.8) expresan la mediación salvífica llevada a cabo por Jesús y por su intercesión ante el Padre: no sólo por Israel, sino por todos nosotros.

 

Jesús no quiere que perezcamos en nuestro pecado. Él quiere darnos oportunidad de vivir con Él por toda la eternidad. Él es paciente con nosotros y quiere cultivar la tierra de nuestra alma, para que dé frutos abundantes. Pero a veces somos tercos en nuestras formas. Permanecemos en nuestro pecado y creemos que tenemos una eternidad para cambiar nuestras vidas. No esperes hasta que sea demasiado tarde. Cambia tu vida, arrepiéntete y cree en el Evangelio. Nunca te arrepentirás de entregar tu vida a Jesús. Sin embargo, te arrepentirás si no lo haces.

 

¿Señalo los pecados de los demás para ocultar mis propios pecados?

¿Cuándo fue la última vez que confesé mis pecados y no los de los otros?

¿En qué parte de mi corazón necesito permitirle al Señor que trabaje?

¿Estoy dando frutos abundantes?

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de octubre. #160

Nuestro santo de la trivia del día de hoy fue un actor romano del siglo III. Fue mártir. Según una tradición muy antigua nuestro santo, mientras representaba una comedia ante el emperador Diocleciano, se le ocurrió parodiar el bautismo, que había presenciado unos días antes. Pero se produjo un milagro, y nada más recibir el agua, mientras realizaba la comedia se convirtió al cristianismo. Fue torturado y decapitado por el Prefecto del pretorio Plauciano en el año 286.

 

Su festividad se celebra el día 26 de agosto. Es el patrón de la localidad de Arrecife (Canarias), de Sangenjo (Galicia) y de Gines (Andalucía).

 

Nuestro santo es considerado el santo patrono de los actores, abogados, payasos, humoristas, conversos al catolicismo, bailarines, epilépticos, músicos, impresores, taquígrafistas, y las víctimas de la tortura.​

 

El dramaturgo español Lope de Vega le consagró su comedia Lo fingido verdadero, luego refundida por Antonio Martínez de Meneses, Jerónimo de Cáncer y Pedro Rosete en El mejor representante, San Ginés.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

Padre Enrique García Elizalde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s