Fiesta de san Mateo, Apóstol y evangelista.

Evangelio según san Mateo 9, 9 – 13

En aquel tiempo, Jesús vio a un hombre llamado Mateo, sentado a su mesa de recaudador de impuestos, y le dijo: “Sígueme”. Él se levantó y lo siguió.

 

Después, cuando estaba a la mesa en casa de Mateo, muchos publicanos y pecadores se sentaron también a comer con Jesús y sus discípulos. Viendo esto, los fariseos preguntaron a los discípulos: “¿Por qué su Maestro come con publicanos y pecadores?” Jesús los oyó y les dijo: “No son los sanos los que necesitan de médico, sino los enfermos. Vayan, pues, y aprendan lo que significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios. Yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”.

==============================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de septiembre, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de septiembre la trivia de la vida de los santos del #104 al #133. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

Hoy como Iglesia celebramos a San Mateo. Quien era cobrador de impuestos y probablemente fue despreciado por muchos de sus compañeros judíos porque era considerado un traidor por recoger impuestos para los romanos. Además mucha gente sospechaba que los recaudadores de impuestos también se quedaban con una parte del dinero de impuestos para sí mismos.

 

Jesús busca a Mateo hasta su lugar de trabajo, lo elige, le demuestra su misericordia que no tiene límites porque vino a mostrar que incluso los publicanos podrían ser redimidos y los pecadores están llamados a su servicio. Jesús funda su Iglesia de pecadores y los transforma en santos, nos busca a cada uno de nosotros y si tenemos mucho trabajo o estamos ocupados precisamente Dios quiere que le demos lo que tenemos no lo que nos sobra. En toda la Biblia a quienes llama es a personas ocupadas, trabajando, a quienes tienen cosas que hacer. Jesús vio algo en Mateo que nadie más vio, tal vez ni siquiera Mateo. Jesús ve un tesoro dentro de cada uno de nosotros, incluso si nosotros no lo vemos.

 

Jesús busca a personas con pasión y entrega. Mateo tenía mucha pasión, por ayudar a los romanos con la recaudación de impuestos. Saulo tenía una gran pasión por la Ley y Jesús  transformó su pasión para convertir  miles de personas y llevarlos a Cristo, San Agustín de gran pecador a un gran santo, etc.  Jesús quiere dirigir nuestras pasiones y talentos a hacer grandes cosas para Dios Padre. Dios quiere que uses tus propios talentos pero ahora para cosas mayores, para salvar almas y construir su reino. Mi vida cambio mucho, cuando Dios me llamó mi vida tuvo un sentido diferente, mi pasión por el futbol y por convivir con las personas lo redirigió para convertirme en sacerdote y a través del futbol ayudar a los jóvenes a dar gloria a Dios.

 

La crítica contra Jesús, recogida en el evangelio de hoy, es en el fondo un elogio: “este come con pecadores.” Frase que nació del desprecio y de la envidia, y que sin embargo describe bien el misterio y el ministerio de Jesucristo: es el amigo de los pecadores, el amigo de sus enemigos.

 

La ley de Moisés prohibía juntarse con el enfermo de lepra, por temor al contagio de la lepra. Con una lógica semejante estos hombres quieren que se prohíba el contacto con los pecadores, por miedo a contagiarse de pecado o de cuidar su prestigio, un profeta o Maestro de la Ley no debería de juntarse con esa clase de gente. No han descubierto que Jesús es más que la Ley de Moisés y  no quedará sucio, sino que los limpiará porque Él es la fuente de toda santidad. Él es la luz que disipa y vence a las tinieblas. La Gracia que vence al pecado, la Resurrección que aniquila la muerte.

 

Si Jesús fuera enemigo de sus enemigos, podría tal vez ganarles a ellos pero a precio de dar una victoria a la enemistad y un nuevo cubil al odio. El amigo de los enemigos es aquel que pierde, a primera vista, pero gana la batalla, porque vence no a un humano débil sino a un pecado fuerte.

 

Jesús también te llama a ti y a mí, aunque somos pecadores, para ser Sus discípulos (seguidores) y apóstoles (los que son enviados). Pero tú puedes decir que es muy difícil predicar la Palabra de Dios a los demás, pero tenemos que hacer lo que hizo Mateo. Invitó a sus amigos a su casa a comer e invito a Jesús a que les hablara a ellos. A nuestros amigos si los invitamos a una comida, carne asada o fiesta seguramente que van, pero si los invitamos a Misa tal vez no van. Si nosotros los queremos convencer o predicar tal vez no nos escuchen pero si le pedimos a Jesús que les hable, seguro que los convence porque para Dios nada es imposible.

 

Jesús quiere hacer milagros en tu vida y en la mía también. Él nos llama, aunque somos pecadores, para que dejemos lo que nos aparta de Él y lo podamos seguir con libertad, invitarlo a nuestros ambientes y que  Él  cambie el corazón de nuestra familia y amigos. Cambiemos nuestras vidas y luego salgamos a compartir lo que hemos recibido con los demás.

 

“Dios no llama al que está equipado, sino que Él equipa al que es llamado.” Asi, que no hay pretexto porque Dios te llama a ser su apóstol hoy.

 

¿He experimentado la misericordia y la gracia de Jesucristo?

Si es así, ¿he compartido la misericordia de Dios con los demás?

¿Tengo miedo de seguir a Jesús con toda mi vida?

¿Están mis energías y pasiones dirigidas hacia edificar el reino de Dios?

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de septiembre. #124

 

Estamos hoy ante la historia de una santa que consagro su virginidad en  siglo IX. Era hija de un noble llamado Mariano y de la rica Sedulia, y hermana de Eutropio, el eminente prelado de Troyes. Fue aquí en donde ella vivió. Su padre llevaba una vida disipada. Gracias a las advertencias de su hija, cambió de vida y se convirtió en un padre honrado y virtuoso. Su hermano, que era sacerdote, había renunciado ya a su herencia. De esta manera, Maura disponía de una dote increíble. Prefirió entregarse al Señor antes que un hombre. Decía tener cuatro novios: san Pedro, san Pablo, san Gervasio y san Protasio. Les rezaba a menudo. Mantenía y sostenía las iglesias a ellos dedicadas. Socorría a los monjes y monjas en la diversas misiones que llevaban a cabo. Iba los martes y los viernes descalza y de rodillas a sus iglesias. Y esos días tomaba solamente agua.

Prudencio, obispo y biógrafo de Maura, afirma que era muy querida porque hacía muchas curaciones de la vista.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 Padre Enrique Garcia Elizalde

 

Padre Enrique García Elizalde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s