Exaltación de la Santa Cruz Viernes XXIII del Tiempo Ordinario

Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz

Evangelio según san Juan 3, 13-17

En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: “Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que bajó del cielo y está en el cielo. Así como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna.

Porque tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salvara por él”.

=================================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de septiembre, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de septiembre la trivia de la vida de los santos del #104 al #133. A las personas que envíen sus respuestas en este mes de septiembre dedicado a la Biblia, les enviaré una Biblia Gratis. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

Hoy la Iglesia celebra la Exaltación de la Santa Cruz en todo el mundo y en México se celebra el 3 de mayo, por tal motivo voy a publicar ambas reflexiones. Actualmente los católicos usamos cruces alrededor de nuestros cuellos como una señal de nuestro cristianismo. Esto es parte de nuestra cultura, sin embargo, en el tiempo de Jesús, la cruz era la peor forma de pena capital que existía. Era una forma lenta, humillante y tortuosa de ejecutar a alguien públicamente. Entonces, ¿Por qué celebramos la cruz? Celebramos este día porque recordamos que Jesús tomó nuestros pecados sobre sí, murió en la cruz, y tres días después resucitó de entre los muertos. Dios transformó la cruz de ser un medio de ejecución para ser el medio de salvación.

 

La primera lectura del libro de los Números (21, 4-9) es una preparación de lo que Jesús nos habla en el Evangelio. Moisés había sacado a los israelitas de la esclavitud en Egipto hacia el desierto. Aunque Dios acababa de mostrarles su poder librándolos de la esclavitud, su pueblo comenzó a quejarse porque no tenían comida ni bebida. No confiaban en Dios, quien les daría maná del cielo y agua de una roca. Cuando se quejaron, las serpientes mordieron a los israelitas y muchos de ellos murieron. Moisés le suplicó a Dios por ellos, entonces Dios le dijo a Moisés que hiciera una serpiente de bronce y la pusiera en un madero. Quien la mirara no moriría.

¿Confías en Dios o te la pasas quejándote de lo que te sucede?

 

Cuando somos esclavos del pecado nos la pasamos quejándonos, eso es señal de que no valoramos y ni agradecemos lo que Dios nos da y ha hecho por nosotros, falta de confianza y deseo de hacer su voluntad. A pesar de eso y somos ingratos a veces, Jesús muere en la cruz para salvarnos y hacernos libres. El Hijo del Hombre fue levantado en lo alto de la cruz, “para que todos los que creen en Él puedan tener vida eterna”. Por eso como dice el salmo: “No olvidemos las hazañas del Señor.” (Salmo 77, 7c).

Dios nos ama tanto que se despojó de su condición divina, “se anonadó a sí mismo
tomando la condición de siervo, y se hizo semejante a los hombres… se humilló a sí mismo y por obediencia aceptó incluso la muerte, y una muerte de cruz.” Esto se le conoce como kenosis. Su muerte fue una forma agonizante y brutal de morir, de mostrar su amor por nosotros. ¡Lo hizo por ti y por mí! Dicen que amor con amor se paga. ¿Qué vas a hacer hoy para agradecer el amor de Dios por ti? ¿Cuál es tu respuesta al amor de Jesús mostrado en la cruz por ti?  ¿Cómo entregas tu vida por los demás para imitar  la manera en que Jesús lo hizo por ti?

Viernes XXIII del Tiempo Ordinario

Evangelio de san Lucas 6, 39-42

En aquel tiempo, Jesús les puso también esta parábola: « ¿Podrá un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo? No está el discípulo por encima del maestro. Todo el que esté bien formado, será como su maestro. ¿Cómo es que miras la paja que hay en el ojo de tu hermano, y no reparas en la viga que hay en tu propio ojo? ¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, deja que saque la brizna que hay en tu ojo”, no viendo tú mismo la viga que hay en el tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver para sacar la brizna que hay en el ojo de tu hermano.”
===========

La paja o la viga: éste podría ser el título de este texto del Evangelio de hoy. En efecto, la enseñanza de Jesús versa sobre este gran contraste y se dirige a sus contemporáneos para ponerles en guardia contra el peligro de la presunción, que lleva a la ruina, como los fariseos. Estas palabras de Jesús van dirigidas a los discípulos: desmantela con toda claridad la actitud interior propia de quien ejerce un ministerio de guía respecto a sus hermanos. Aparece una insistente invitación de Jesús a la verdadera humildad, en virtud de la cual el que es guía no se erige en juez de los hermanos, sino que, a lo sumo, se expone voluntariamente a la recíproca corrección fraterna. La tentación nos lleva a  fijarnos y corregir la vidas de los demás y no la nuestra.

 

¿Guías a los demás con tus palabras y ejemplo o tratas de corregirlos sin fijarte en tu vida?

 

Jesús pasa del discurso parabólico a un discurso expositivo: “El discípulo no es más que su maestro”, y provocador: “¿Cómo es que ves la paja en el ojo de tu hermano?… ¿Y cómo puedes decir a tu hermano?… ¡Hipócrita!” (vv. 41ss).  La intención de Jesús es suscitar actitudes de vida comunitaria y corrección fraterna en aquellos a quienes confía su Evangelio. No hay verdadera espiritualidad cristiana sin la práctica de los mandamientos y, más aún, sin una  adhesión total a la novedad evangélica. En los labios de Jesús, el discurso sobre la paja y la viga se convierte así en una invitación, más insistente que nunca, a asumir con valor nuestras propias responsabilidades y a no caer en las trampas de sentirnos mejores que otros, necesitamos revisar nuestra vida.

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de septiembre. #117

 

El santo de la trivia del día de hoy nació en Rivera de Fresno, en Extremadura, España, el 2 de marzo de 1585. De muy niño quedó huérfano, su tío cuido de él y lo hizo trabajar como pastor. Después de un tiempo conoció a un comerciante con el cual comenzó a trabajar, en 1616 el mercader viajó a América y nuestro santo  junto con él.

Llegó primero a Cartagena y después visitó Pasto y Quito, finalmente llegó a Perú donde descubrió su vocación a la vida religiosa.

Repartió todo lo que tenía entre los pobres y se preparó para entrar a la Orden de Predicadores como hermano lego en el convento de dominicos de Santa María Magdalena donde había sido admitido. El 23 de enero de 1622 tomó los hábitos.

Su vida en el convento estuvo marcada por la profunda oración, la penitencia y la caridad. Ocupó el cargo de portero y este fue el lugar de su santificación. El portón del monasterio era el centro de reunión de los mendigos, los enfermos y los desamparados de toda Lima que acudían buscando consuelo. El propio Virrey y la nobleza de Lima acudían a él en busca de consejos.

Andaba por la ciudad en busca de limosna para repartir entre los pobres. No se limitaba a saciar el hambre de pan, sino que completaba su ayuda con buenos consejos y exhortaciones en favor de la vida cristiana y el amor a Dios.

Murió el 16 de setiembre de 1645 y fue canonizado el 28 de setiembre de 1975 por Pablo VI.  Su fiesta se celebra el 18 de septiembre. Una pista: su apellido es “Macías”.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

Padre Enrique García Elizalde

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s