Lunes XX del Tiempo Ordinario – Memoria de San Bernardo, abad y doctor de la Iglesia

Evangelio según san Mateo 19, 16 – 22

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un joven y le preguntó: “Maestro, ¿qué cosas buenas tengo que hacer para conseguir la vida eterna?” Le respondió Jesús: “¿Por qué me preguntas a mí acerca de lo bueno? Uno solo es el bueno: Dios. Pero, si quieres entrar en la vida, cumple los mandamientos”. El replicó: “¿Cuáles?”

 

Jesús le dijo: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, ama a tu prójimo como a ti mismo.

 

Le dijo entonces el joven: “Todo eso lo he cumplido desde mi niñez, ¿qué más me falta?” Jesús le dijo: “Si quieres ser perfecto, ve a vender todo lo que tienes, dales el dinero a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; luego ven y sígueme”. Al oír estas palabras, el joven se fue entristecido, porque era muy rico.

 

============================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de agosto, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de agosto la trivia de la vida de los santos del #73 al #103. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

 

No dejan de impresionarnos los hechos que narra la primera lectura (Ez 24, 15-24): El profeta Ezequiel pierde a su esposa y su dolor mismo se convierte en un lenguaje que habla de la tragedia que sobrevendrá al pueblo de Israel. Dos cosas hay que destacar de este hecho.

 

Primero: el profeta y toda su vida están al servicio de su misión; su misión no es un trabajo o lo realiza en su tiempo libre, sino es su vocación y lo realiza con  toda su vida; por ello, su dolor no es solamente un acontecimiento suyo sino una palabra para el pueblo. Su existencia así entendida se vuelve un instrumento precioso que, puesto en manos de Dios, habla. Lo cual es a la vez un honor muy grande y una  responsabilidad inmensa.

 

Segundo: Dios habla de “profanar” su santuario, lugar del orgullo nacional. Tal profanación sucederá cuando el ejército de Nabucodonosor se adueñe de Jerusalén y arrase el templo. La palabra del profeta, que predice este hecho, muestra que detrás de la codicia impía de Nabucodonosor está la mano de Dios que no pierde gobierno sobre el mundo ni cuando se alzan las banderas de sus enemigos declarados. Es algo misterioso, pero en el fondo muy bello: la maldad no es una fugitiva de la soberanía del Todopoderoso, al contrario es una oportunidad para revisar en que nos hemos equivocado y las consecuencias de nuestras acciones. Es una invitación a buscar más a Dios y no tratar de hacer nuestra voluntad, sino la de Dios.

 

En el Evangelio de hoy vemos a un “joven”, una persona que quería más. Y Jesús lo quiere llevar a no solo alcanzar algo más para si mismo, lo quiere llevar a la excelencia, a la santidad y a la felicidad plena. Este joven quería una experiencia “extrema” y Jesús lo que lo llevó más allá de su límite: le propuso el extremo del extremo: “vende todo lo que tienes, dales el dinero a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; luego ven y sígueme”. ¿De verdad quieres hacer algo diferente? ¡Aquí tienes la respuesta, ahora hazlo!

 

Creo que es interesante el modo de obrar de Jesús. Pensemos en el caso de los jóvenes, de tantos jóvenes que conocemos. ¿Qué hacemos cuando les vemos buscar cosas y sensaciones extremas? Usualmente criticamos, nos lamentamos, murmuramos de ellos. Jesús hace algo distinto e increíble. Lleva el extremo a su límite, y así revela la verdad que hay en el corazón de cada uno. ¿No es admirable?

 

El santo que celebramos el día de hoy, San Bernardo de Claraval, soñó una Europa muy distinta, un mundo muy distinto, algo así como aspirar seriamente a que se vea el Reino de Dios, cuando se escucha el Evangelio con el corazón abierto y dispueto a poner en práctica la Palabra de Dios. El vio en el monasterio cisterciense una especie de encarnación del Evangelio vendiendo todos sus bienes y dando su propia vida a los demás a través de la oración, el trabajo y el servicio. No puede explicarse de otra manera su increíble ardor en llamar a todos al monasterio. Su voz resonó en Europa con la persuasión que tendría quien hiciera sonar una alarma llamando a ir pronto a los refugios antiaéreos, durante un bombardeo.

 

Su influencia, sin embargo, no se limitó al monasterio. La fama de santidad, la capacidad oratoria y la coherencia de vida hicieron de él algo así como una “celebridad.” La fascinación que hoy muchos tendrían por cantantes o actores el siglo XII europeo la tuvo por hombres de la talla de Bernardo.

 

Además de santo fue un hombre de éxito. No sólo por su popularidad, ni por los más de setenta monasterios que fundó o ayudó a fundar en vida; no sólo por el número de vocaciones o la manera mayormente positiva como fueron recibidas muchas de sus palabras. Bernardo tuvo éxito ante todo porque su enfoque de la vida cristiana marcó toda una era.

 

Todo el liderazgo de Bernardo, toda su visión y su modo de imaginar un orbe cristiano no fueron suficientes. La derrota fue dura, y la opinión pública, que como se sabe es muy voluble, se volvió entonces contra el famoso abad de Claraval.

 

Probablemente eso fue bueno, si no para la fama sí para el alma de Bernardo. Probablemente ese fue un recordatorio más de la distancia que inevitablemente separa al Reino de Dios de sus precarias y a menudo fugaces expresiones en esta tierra.

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de agosto. #92

 

El santo de la trivia del día de hoy llegó a Citeaux alrededor de la Pascua de 1112. Este Monasterio, fundado tiempo antes por San Roberto, San Alberico y San Esteban Harding, fue el primero en el que practicaba con todo su rigor, la primitiva regla de San Benito.

 

En 115, nuestro santo fue enviado a fundar con otros doce monjes, un nuevo Monasterio en la Diócesis de Langres, en la Champagne.

 

A principios del año 1142, se fundó en Irlanda el primer Convento cisterciense. Los monjes procedían de Claraval, a donde San Malaquías los había enviado a formarse bajo la dirección de nuestro santo de la trivia del día de hoy.

 

Dieciocho meses después, ascendió al trono pontificio el Abad del Monasterio cisterciense de Tre Fontane, Eugenio III, que no era otro que el Bernardo de Pisa a quien nuestro santo del día de hoy había conducido al noviciado.

 

La fama de las cualidades y poderes del Santo eran tan grandes, que los príncipes acudían a su arbitraje y los obispos le consultaban los asuntos más importantes de la Iglesia y se atenían con respeto a sus opiniones y decisiones. Su consejo era para los Papas uno de los principales apoyos de la Iglesia.

 

Llegó a llamársele “el Oráculo de la cristiandad”, porque no era únicamente un fundador de monasterios, un teólogo y un predicador, sino también un reformador y un “cruzado”.

 

El día de Navidad de 1144, los turcos selyukidas se habían apoderado de Edesa, uno de los 4 principados del reino latino de Jerusalén. Los cristianos pidieron auxilio a Europa.

 

Eugenio III encargó entonces a nuestro santo de la trivia del día de hoy predicar una Cruzada. El fracaso de ésta levantó una tempestad contra el Santo, quien se había mostrado seguro del triunfo.

 

Nuestro santo murió el 21 de agosto de 1153. Tenía entonces 73 años y había sido abad durante 38. Los monjes de Claraval tenían fundados ya 78 monasterios. Fue canonizado en 1174 y proclamado Doctor de la Iglesia, el “Doctor Melifluo”, en 1830.

 

En vida fue el “oráculo” de la Iglesia, reformador de la disciplina y después de su muerte no ha dejado de instruir y vigorizar a la Iglesia con sus escritos.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

Padre Enrique García Elizalde

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s