Jueves XIX del Tiempo Ordinario

Evangelio según san Mateo 18, 21 – 19,1

En aquel tiempo, Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: “Si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarlo? ¿Hasta siete veces?” Jesús le contestó: “No sólo hasta siete, sino hasta setenta veces siete”.

 

Entonces Jesús les dijo: “El Reino de los cielos es semejante a un rey que quiso ajustar cuentas con sus servidores. El primero que le presentaron, le debía muchos millones. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él, a su mujer, a sus hijos y todas sus posesiones, para saldar la deuda. El servidor, arrojándose a sus pies, le suplicaba, diciendo: ‘Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo’. El rey tuvo lástima de aquel servidor, lo soltó y hasta le perdonó la deuda.

 

Pero, apenas había salido aquel servidor, se encontró con uno de sus compañeros, que le debía poco dinero. Entonces lo agarró por el cuello y casi lo estrangulaba, mientras le decía: ‘Págame lo que me debes’. El compañero se le arrodilló y le rogaba: ‘Ten paciencia conmigo y te lo pagaré todo’. Pero el otro no quiso escucharlo, sino que fue y lo metió en la cárcel hasta que le pagara la deuda.

 

Al ver lo ocurrido, sus compañeros se llenaron de indignación y fueron a contarle al rey lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: ‘Siervo malvado. Te perdoné toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también haber tenido compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?’ Y el señor, encolerizado, lo entregó a los verdugos para que no lo soltaran hasta que pagara lo que debía.

 

Pues lo mismo hará mi Padre celestial con ustedes si cada cual no perdona de corazón a su hermano”.

 

Cuando Jesús terminó de hablar, salió de Galilea y fue a la región de Judea que queda al otro lado del Jordán.

 

============================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de agosto, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de agosto la trivia de la vida de los santos del #73 al #103. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

Un día como hoy pero del 2010 llegue a los Estados Unidos, jamás me imagine venir a este país. Le doy gracias a Dios porque sus planes son mejores que los míos.  Lejos de mi país y mi familia he experimentado la misericordia y el amor de Dios de manera abundante, algunas veces a través de la nostalgia, la soledad, la enfermedad, pero siempre de su mano y con una comunidad hermosa a la que sirvo y amo. Gracias Señor, por traerme aquí a servir a mis hermanos, a confiar más en ti y a dar lo mejor de mí a tu pueblo. Bendice a cada una de las personas a quienes he conocido, servido y por quienes he orado durante estos años. Y conserva en tu amor aquellos a quienes atenderé y dame la sabiduría y amor para amarlos como Tú los amas. Perdóname Señor, por no ser el sacerdote que ellos se merecen y ayúdame a ser no lo que soy, sino lo que Tú quieres que yo sea, dame las fuerzas para pasar por donde Tú me pidas y me lleves, nunca me sueltes de tu mano. María Santísima de Guadalupe, cúbreme con tu manto y guárdame en el cóncavo de tus manos, tómame de tu mano y llévame a Jesús para hacer su santa voluntad. Me encomiendo a sus oraciones y oremos por todos los sacerdotes y vocaciones al servicio de Dios y de la iglesia. ¡Cuentan con mis oraciones y mi bendición todos los días!

 

 

En la primera lectura el profeta Ezequiel (12, 1-12), lo mismo que otros profetas de Dios, llevó el mensaje no sólo a través de palabras expresas sino también por medio de acciones simbólicas. En este caso la profecía se refiere a una persona concreta, el rey. Y el mensaje es fuerte: en el momento final el rey se mostrará como un cobarde, que abandona a su pueblo y trata de salvar su vida huyendo a escondidas. Y no sólo eso: el resto del pueblo tendrá que salir también, pero no a escondidas, sino abiertamente, para ir a la cautividad, como reos y siervos de un imperio pagano.

 

Ahora bien, la causa de todo ello está en una palabra que le oiremos muchas veces a Ezequiel: la rebeldía. La casa de Judá, el pueblo elegido, es un pueblo rebelde, incapaz de oír, tardo para obedecer, pronto para mentir, inconstante e infiel. Lo único que uno puede recordar es lo que dijo el apóstol Pablo: “La paga del pecado es la muerte.” (Rm 6, 23).

 

Una de las características más sorprendentes del amor la expresó san Pablo en su famoso texto sobre el amor, en Primera  carta a los Corintios, capítulo 13. Allí leemos: “el amor no lleva cuentas” (1 Cor 13,5). El que hace negocios, lleva cuentas. Pero la lógica de la gracia no es la del negocio; es la del amor. Si Dios se sentara a hacer cuentas con nosotros, ¿cómo nos iría? Ya esto lo descubrió el salmista y por eso escribió: “si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién podrá resistir?” (Sal 130,3).

 

Uno sólo alcanza el perdón cuando el perdón lo ha alcanzado a uno, es decir, uno perdona cuando uno ha experimentado el perdón y la misericordia de parte de Dios. Sólo desbordados de amor empezamos a amar. Sólo bendecidos con misericordia proclamamos la misericordia. Y en ese momento que ninguna cuenta importa porque el amor es incontable.

 

Pero a veces el perdón es tan difícil, ¿o no es así? Por eso Jesús hoy en el Evangelio nos dice que se nos perdonara en la medida que nosotros perdonamos a los demás.  Tal vez estás pensando en alguien ahora mismo que no eres capaz de perdonar ¿Y qué esperas para perdonarlo? Seguramente dirás: “Pero es que yo no puedo perdonarlo”. Jesús nos da la clave:

 

Cuando preguntaron a Jesús como orar, Él nos enseñó, “Padre nuestro…. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden….” Y en el Evangelio de hoy, Jesús insinúa que seremos entregados a los “verdugos” si de corazón no perdonamos a nuestro hermano. ¡Wow! ¡Qué difícil para quien no perdone! ¿Alguien tiene miedo al leer esto y no ponerlo en práctica?

 

Pero no debemos tener miedo sino confianza en el Señor. Jesús nos mostró cómo perdonar y lo hizo con el ejemplo, Él quiere darnos la gracia de hacerlo. ¿Cómo lo hizo Él? Desde la Cruz, Él dijo, “Padre, perdónalos porque no saben lo hacen.” Jesús los perdonó porque en realidad ellos no comprendían que realmente era el Hijo de Dios. Jesús primero se puso en sus zapatos antes de juzgarlos. Ese es el primer paso – tratar de entender a la otra persona antes de juzgarla.

 

Trata de asumir que la otra persona tuvo sus razones  y tal vez no fue de manera intencional. La comunicación es importante, “hablando se entiende la gente, pero hablando con la verdad y con amor.”  Por eso te pido que me dejes saber cuándo te ofenda o lastime y resolvamos el problema. Si dejas que las heridas se pudran, tienden a convertirse en problemas mayores de lo que deberían serlo.

 

Aprendí a vivir el perdón, cuando lastimé profundamente hace algunos años a un amigo. Estaba muy enojado conmigo al principio y pensé que la amistad se terminaría. Sin embargo, me perdonó y nuestra amistad ha sido mucho mejor. Él estaba dispuesto a mirar más allá de mi error y mantener el enfoque en todos los buenos años que hemos compartido juntos. Él me ha mostrado el rostro de Dios a través de su capacidad de perdonarme. Él dijo: “¿Quién soy yo para no perdonarte y guardarte rencor? Eso sólo me mantiene esclavo del dolor y del resentimiento. No quiero vivir en esa prisión.”

 

Este amigo me ha enseñado el poder del perdón. No sólo él es libre ahora que me ha perdonado, sino que también yo he experimentado una gran libertad al ser perdonado. Nuestra amistad ha crecido a través de esta experiencia y ambos hemos aprendido el poder del perdón. Aferrarse a un resentimiento solo nos lastima a nosotros, no a la persona que nos lastimó, es como tomar un veneno pensando que a la otra persona le va a hacer daño. ¡Libérate y perdona de corazón!

 

¿A quién deberías de perdonar  hoy? Pídale al Señor la habilidad de ver, perdonar y amar a esta persona como lo hace Jesús. Ponte en sus zapatos y libérate del resentimiento.

 

¡Señor, enséñame a perdonar! ¡Ayúdame a dejar atrás las heridas del pasado, a buscar comprensión y reconciliación! ¡No quiero estar encerrado en una celda de la prisión por falta de perdón y rencor! ¡Quiero ser liberado!

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de agosto. #88

Hijo del rey Geza, el Santo gobernó una de las etapas más difíciles para el cristianismo en Hungría, pues ésta estaba constituida por pueblos de raíces bárbaras y guerreros, por lo que eran muy reacios a la religión católica.

 

Al llegar al trono, el Santo designó como primer Arzobispo a San Astrik, a quien envió a Roma para obtener del Papa Silvestre II la aprobación de una auténtica organización eclesiástica en su país. El Santo Monarca mandó construir en Szkesfehervar una Iglesia dedicada a “Nuestra Señora”, así como también terminó la construcción del Monasterio de “San Martín”, iniciada por su padre.

 

No sin vencer grandes dificultades, consiguió eliminar muchas de las costumbres y supersticiones bárbaras, derivadas de la antigua religión. Por medio de rigurosos castigos, logró reprimir las blasfemias, el asesinato, el robo, el adulterio y otros crímenes públicos. Tuvo especial benevolencia con los pobres y con los oprimidos, por considerar que al recibirlos con solicitud, se honra a Cristo, quien nos los dejó en su lugar al abandonar la tierra.

 

Fue el fundador y el arquitecto del reino independiente de Hungría. Murió a los 73 años en la fiesta de la Asunción de 1038. Fue sepultado en una tumba contigua a la de su hijo, el Beato Emeric, en Szekesferhervar, y en su sepulcro se realizaron algunos milagros.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

Padre Enrique García Elizalde

 

Anuncios

2 comentarios en “Jueves XIX del Tiempo Ordinario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s