Lunes de la XIX semana del Tiempo Ordinario

Evangelio según san Mateo 17, 22 – 27

En aquel tiempo, se hallaba Jesús con sus discípulos en Galilea y les dijo: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo van a matar, pero al tercer día va a resucitar”. Al oír esto, los discípulos se llenaron de tristeza.

Cuando llegaron a Cafarnaúm, se acercaron a Pedro los recaudadores del impuesto para el templo y le dijeron: “¿Acaso tu maestro no paga el impuesto?” El les respondió: “Sí lo paga”.

Al entrar Pedro en la casa, Jesús se adelantó a preguntarle: “¿Qué te parece, Simón? ¿A quiénes les cobran impuestos los reyes de la tierra, a los hijos o a los extraños?” Pedro le respondió: “A los extraños”. Entonces Jesús le dijo: “Por lo tanto, los hijos están exentos. Pero para no darles motivo de escándalo, ve al lago y echa el anzuelo, saca el primer pez que pique, ábrele la boca y encontrarás una moneda. Tómala y paga por mí y por ti”.

============================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de agosto, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes. ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de agosto la trivia de la vida de los santos del #73 al #103. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

La primera lectura de hoy se halla al comienzo de la profecía de Ezequiel. Lo más importante es que se trata de un texto vocacional, es decir, un pasaje que nos cuenta cómo Ezequiel fue llamado al ministerio profético. Aunque el lenguaje resulta un poco extraño y decididamente recargado para nuestro gusto y para los estilos actuales de escribir y hablar, el mensaje central parece claro: estamos ante una manifestación de la gloria de Dios y Ezequiel está sobrecogido, abrumado por la belleza y potencia que se muestra ante sus ojos. Su respuesta es básicamente rendirse ante la majestad divina. Entre tantos símbolos podemos encontrar algo que se repite: la luz. Toda esta visión de Ezequiel habla de luz, luz del relámpago, del fuego, de las piedras preciosas, del arco iris. Al profeta casi se le acaban las palabras queriendo grabar en nuestro corazón que hay mucha luz cuando Dios se manifiesta, una luz de victoria, de soberanía, de imperio.

Y luego otra metáfora que se halla más de una vez en la Biblia: el ruido de muchas aguas, el fragor de aguas caudalosas. Esta comparación alude a un sonido que se impone. Si hemos tenido la experiencia de estar cerca de una catarata o de un arroyo o quebrada grande, sabemos que es casi imposible hablar, porque esa “voz” lo llena todo. La explicación física es que el agua al rebotar y colisionar produce ondas en casi todas las frecuencias auditivas, impidiendo así que otras ondas se escuchen. Mas lo que importa aquí es el significado: cuando llega Dios hay un mensaje, una “voz” que lo colma todo y que no da espacio para más “voces.” Su palabra es sencillamente definitiva.

 

El pasaje del evangelio de hoy podría quedar casi relegado a la categoría de anécdota: la codicia romana busca cómo cobrar impuestos hasta a ese pobre itinerante que se llama Jesús de Nazareth. Pero en esto, como en todos los hechos de la vida de Nuestro Señor, hay enseñanza para nosotros. Pues a esto vino Cristo a la tierra, a llenar con su luz todos los acontecimientos de nuestra vida, hasta los más humildes. El Hijo de Dios, por quien todo fue hecho y para quien todo existe, reuniendo dinero para pagar un impuesto a una autoridad que hoy es y mañana ya no existe: ¿no es una expresión del grado de humillación de aquel que, al asumir nuestra naturaleza, asumió todo, hasta el fastidio de tener que pagar impuestos a la fuerza?

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de agosto. #85 

Era hijo de un rico senador de Polonia y nació en el año de 1550. A los 14 años fue admitido en un Colegio Jesuita, donde se educó. Durante esta misma época, su padre lo hospedó en la casa de un calvinista protestante, el cual trataba mal a los católicos que eran fervorosos. También sufría mucho por su hermano mayor, Pablo, quien vivía mundanamente, todo lo contrario que el, quien desde muy joven fue recogido y piadoso. Todo esto fue formando su personalidad y lo fue desprendiendo del mundo, donde la gente muchas veces no sabe hacer felices a los demás. Ante la negativa de su padre de responder a la vocación de sacerdote, el decidió huir. Quiso hacerse jesuita en su país, pero los padres de esa Comunidad no lo aceptaron por no ganarse de enemigo a su papá.

Entonces, emprendió una caminata de 500 kilómetros, primero a Alemania, donde fue recibido amablemente por el Superior regional de los Jesuitas, San Pedro Canisio, y luego hasta Roma, donde el Superior general, San Francisco de Borja, lo acogió con especial afecto. Al principio se dedicó a oficios humildes y domésticos, tarea que hizo con muy buena voluntad y alegría, a pesar de que por venir de familia adinerada, no estaba habituado a este tipo de trabajos. Fue admitido en el Noviciado, donde pasó sólo nueve meses. Su amor a Jesús Sacramentado era tan fuerte, que cuando entraba al templo, su rostro se enrojecía y resplandecía. Durante la Misa, o después de comulgar, era frecuentemente arrebatado en éxtasis, sin darse cuenta de lo que sucedía a su alrededor.

El 15 de agosto de 1568, cuando sólo tenía 18 años, falleció. Poco después, su hermano Pablo llegó a Polonia para llevárselo por la fuerza, y se encontró con la noticia de que había muerto. A raíz de esto, Pablo se convirtió en un fervoroso creyente y asistió a la beatificación de su hermano. Por intercesión del Santo, se obtuvieron numerosos milagros. El Santo Padre lo canonizó y lo declaró Patrono de los novicios y de los que se preparan al sacerdocio.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

Padre Enrique García Elizalde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s