Domingo XIX del Tiempo Ordinario – Ciclo B

Evangelio según san Juan 6, 41 – 51

En aquel tiempo, los judíos murmuraban contra Jesús, porque había dicho: “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo”, y decían: “¿No es éste, Jesús, el hijo de José? ¿Acaso no conocemos a su padre y a su madre? ¿Cómo nos dice ahora que ha bajado del cielo?”

Jesús les respondió: “No murmuren. Nadie puede venir a mí, si no lo atrae el Padre, que me ha enviado; y a ése yo lo resucitaré el último día. Está escrito en los profetas: Todos serán discípulos de Dios. Todo aquel que escucha al Padre y aprende de él, se acerca a mí. No es que alguien haya visto al Padre, fuera de aquel que procede de Dios. Ese sí ha visto al Padre.

Yo les aseguro: el que cree en mí, tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida. Sus padres comieron el maná en el desierto y sin embargo, murieron. Éste es el pan que ha bajado del cielo para que, quien lo coma, no muera. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo les voy a dar es mi carne para que el mundo tenga vida”.

============================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de agosto, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes. ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de agosto la trivia de la vida de los santos del #73 al #103. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

La primera lectura nos deja ver el espantoso desaliento que padece uno de los hombres más grandes del Antiguo Testamento. Se trata de Elías, el campeón de la fe, el gigante de la profecía, que abrumado por la soledad y las persecuciones se deja caer en el sueño de la depresión, no sin antes anunciar su absoluta amargura: “¡Basta, Señor! Quítame la vida, que no soy mejor que mis antepasados”. Elías había dado lo que podía dar. Se ha agotado tratando de sostener en sí mismo y en los demás la fe verdadera, en tiempos en que todo parecía ser engullido por la religión cómoda, prometedora y libertina de Baal. El fruto de su predicación es inmenso, si pensamos en lo que logró y en los testimonios que leemos en la Biblia, pero el costo es muy alto en términos de soledad y de zozobra. Finalmente, el peso doblega a nuestro héroe, que se derrumba en silencio, en una caverna sin nombre. Allí envía Dios a su ángel, para que lo consuele y levante, pero sobre todo para darle pan y nuevas fuerzas.

 

La frase del ángel es fundamental: “el camino es largo… es superior a tus fuerzas”. Necesitamos el pan de Dios para recorrer el camino de Dios. Uno puede “vivir” sin la fuerza que Dios da, pero no para recorrer el camino que Dios ofrece. Porque es cierto que el mundo da su propio pan, que sirve para hundirse en su jungla de engaños y placeres. Y el demonio da su pan de orgullo, que sirve para perderse en las sendas del odio y la locura. Y la carne da su pan sabroso de pecado, que sirve para acabar ahogándose en el vacío y en la nada. Pero para avanzar por el camino de Dios, que es el camino de la vida, se necesita el pan de Dios, el Dios de la vida.

 

Los últimos domingos hemos venido siguiendo el capítulo sexto del evangelio de Juan; se trata del discurso del Pan de Vida, que tiene su comienzo en un hecho –la multiplicación de los panes– pero que se convierte en un mensaje trascendente. Del pan que sacia un día, Jesús pasa a revelarnos el pan que sacia para siempre. Del pan preparado en nuestros hornos, pasa a revelarnos el Pan que viene del cielo. Del pan hecho con nuestro trigo, al Pan que es Él mismo. De esta manera, el pan mismo se convierte en una inmensa parábola que habla del hambre humana y de la providencia divina, de nuestra indigencia y de su largueza, de su vida que sostiene y de la muerte que nos acecha, de nuestra necesidad de permanecer y de su gracia, que nos hace perdurar y ser fecundos.

 

Estas verdades sobre el pan de la vida se cumplen en todo lo que tiene que ver con Jesucristo: creer en él alimenta; leer su Palabra alimenta; adorarle alimenta; practicar sus enseñanzas, servirle en sus hermanos pobres, invocarle con fe… todo esto es alimento y vida del alma humana. Mas nunca es tan claro el mensaje del Pan de Vida como ante el misterio eucarístico. En la sencillez de la hostia y en aquellas palabras que escuchamos al comulgar está todo: “El Cuerpo de Cristo… Amén”.

 

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de agosto. #84

Nació en Rees, Niederrhein, el 28 de febrero de 1915. Se crió en Kleve y de estudiante de bachillerato ingresó en el Movimiento Juvenil Católico. En dicho Movimiento, además de disfrutar de la comunidad con los jóvenes y de poder realizar largos viajes, adquirió conocimientos de las Sagradas Escrituras y sobre todo, de la Eucaristía. En su diario escribió: „¡Cristo, Tú eres mi pasión!“.

Deseaba ser sacerdote. El Obispo de Münster le asignó el cargo de Director de la juventud diocesana. La Gestapo le observaba. Durante el año de estancia en Freiburg le conmovían duras luchas interiores: ¿Sacerdocio, o matrimonio y familia?

El 25 de marzo de 1939 fue ordenado Diácono. Pocos meses más tarde debió haber recibido las Sagradas Órdenes. Pero la Divina Providencia designó otra cosa. Una repentina tuberculosis le obligó a permanecer en St. Blasien en la Selva Negra. Allá, el 8 de noviembre de 1939, fue detenido por la Gestapo a causa de un comentario hecho en relación con el atentado contra Hitler y enviado a la cárcel en Freiburg. Internado en el campo de concentración de Sachsenhausen y de allá, en 1940, trasladado al campo de concentración de Dachau, sucedió lo inesperado: El 17 de diciembre de 1994 en el bloque 26 y con gran peligro para todos los participantes, el moribundo Diácono, fue ordenado sacerdote por el Obispo Gabriel Piguet, recluso francés.

El nuevo sacerdote celebró su primera y única Santa Misa el día de San Esteban en el año de 1944. El 4 de mayo de 1945 fue puesto en libertad. Pasó sus últimas semanas en el Sanatorio antituberculoso de Planegg en München. Sólo dos pensamientos absorbían su mente: el amor y la penitencia. Entregado al amor de Dios, a ese amor en el que él creyó y que deseó transmitir a los hombres, falleció el 12 de agosto. La última inscripción de su diario reza: „Bendice, Oh Altísimo, también a mis enemigos!“. Sus restos mortales reposan en la cripta de la Catedral de Xanten.

El 23 de junio de 1996, fue beatificado por el Papa Juan Pablo II, quien en parte de su homilía señaló: “La prueba de un seguimiento auténtico de Cristo no consiste en las lisonjas del mundo, sino en dar testimonio fiel de Cristo Jesús”.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

Padre Enrique García Elizalde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s