Fiesta de san Lorenzo, Diácono y Mártir

Evangelio según san Juan 12, 24 – 26

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Yo les aseguro que si el grano de trigo sembrado en la tierra no muere, queda infecundo; pero si muere, producirá mucho fruto. El que se ama a sí mismo, se pierde; el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se asegura para la vida eterna.

El que quiera servirme que me siga, para que donde yo esté, también esté mi servidor. El que me sirve será honrado por mi Padre”.

============================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de agosto, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes. ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de agosto la trivia de la vida de los santos del #73 al #103. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

La Lista de los ganadores de la Trivia de la Vida de los Santos del mes de julio son: Laura Patricia Valdez Ruíz, Carolina García, Ana Gamboa, María Elena Ávila, Patricia Casillas, María Camacho, Verónica Gonzales, Erika Martinez, Hilda Ramos, Ana María Salinas y  María Amaya. ¡Gracias por participar en la trivia de los santos!

 

Hoy es la fiesta de San Lorenzo, que fue diácono y mártir. Él dio todo por el Señor, incluso su vida terrenal. Pero como escuchamos en esta lectura de San Pablo a los Corintios, creemos que San Lorenzo está cosechando abundantemente en el cielo lo que sembró tan generosamente aquí en la tierra. San Pablo les está diciendo a los corintios que recibimos lo que damos. Si damos con moderación, recibiremos muy poco. Pero si damos libre y generosamente, también recibiremos regalos increíbles del Señor.

Ahora cuando hablo de esto, mucha gente piensa inmediatamente que san Pablo habla de dinero. Aunque esto es parte de nuestra mayordomía, también debemos ser generosos con nuestro tiempo y talento. ¿Cuáles son ejemplos de esto?

1) ¿Sacrifico lo que quiero hacer para ayudar a los demás? Puedo servir en refugio para personas sin hogar. Puedo ayudar a alguien que necesite ayuda para aprender un idioma u otra materia. Puedo visitar al enfermo, al preso.

2) ¿Comparto mis talentos con la Iglesia y la comunidad? ¿Puedo ser lector o músico en mi parroquia? ¿Me está llamando el Señor a ser un ministro extraordinario de la Sagrada Comunión? ¿Puedo visitar a los confinados y traerles la Comunión? ¿Puedo ser voluntario como catequista o simplemente ayudar en la oficina de la parroquia?

3) ¿Comparto mis regalos materiales con otros? La Escritura menciona que debemos diezmar el 10% de lo que ganamos para el Señor. Esto puede ser desafiante durante este difícil momento económico, pero es cuando nuestra fe y confianza están más probadas. ¿Puedo seguir siendo generoso con lo que Dios me ha dado cuando no estoy seguro de si habrá más en mi camino? ¿Confío en que Dios cubrirá todas mis necesidades?

Entonces san Pablo dice que debemos dar sin sentirnos obligados y sin tristeza. Dios ama al que da con alegría. Si nos pesa cada vez que escribimos un cheque o ofrecemos voluntariamente nuestro tiempo, nos estamos perdiendo el objetivo de esto. Todo lo que tenemos ha venido del Señor. Todo, de una manera u otra, debe regresar al Señor. ¿Soy un buen administrador de los dones que Dios me ha dado?

Todos estamos conectados en esta misión de Jesucristo. Si algunos de nosotros no hacemos nuestra parte, la misión del Señor podría no suceder. La voluntad de Dios se hará al final. Sin embargo, imagine nuestro mundo si todos compartieran su riqueza, recursos, tiempo y talento con su vecino. No habría niños hambrientos. No habría violencia ni guerra. El Cielo se realizaría aquí en la tierra. Esa es la misión.

¿Estoy haciendo mi parte para proporcionar semillas al Sembrador? Si es así, el Señor multiplicará tus ofrendas más de lo que puedas imaginar.

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de agosto. #82 

Era uno de los siete Diáconos de la Iglesia de Roma, cargo de gran responsabilidad, ya que consistía en el cuidado de los bienes de la Iglesia y la distribución de limosnas a los pobres. En el año 257, el Emperador Valeriano publicó el edicto de persecución contra los cristianos, y al año siguiente fue arrestado y decapitado el Papa San Sixto II. El santo le siguió en el martirio cuatro días después. Según las tradiciones, cuando el Papa San Sixto se dirigía al sitio de la ejecución, el santo iba junto a él y lloraba: “¿A dónde vas sin tu diácono, padre mío? “, le preguntaba. El Pontífice respondió: “No pienses que te abandono, hijo mío, pues dentro de tres días me seguirás”.

San Agustín dice, que el gran deseo que tenía el santo de unirse a Cristo, le hizo olvidar las exigencias de la tortura. También afirma, que Dios obró muchos milagros en Roma por intercesión de el. Este Santo ha sido, desde el siglo IV, uno de los Mártires más venerados, y su nombre aparece en el canon de la Misa. Fue sepultado en el cementerio de Ciriaca, en Agro Verano, sobre la Vía Tiburtina. Constantino erigió la primera Capilla en el sitio que ocupa actualmente la Iglesia de este santo extra muros, que es la quinta Basílica patriarcal de Roma.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 Padre Enrique García Elizalde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s