Sábado XIV del Tiempo Ordinario Memoria de Santa Kateri Tekakwitha, virgen.

Evangelio según san Mateo 10, 24-33

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: “El discípulo no es más que el maestro, ni el criado más que su señor. Le basta al discípulo ser como su maestro y al criado ser como su señor. Si al señor de la casa lo han llamado Satanás, ¡qué no dirán de sus servidores!

No teman a los hombres. No hay nada oculto que no llegue a descubrirse; no hay nada secreto que no llegue a saberse. Lo que les digo de noche, repítanlo en pleno día y lo que les digo al oído, pregónenlo desde las azoteas.

No tengan miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. Teman, más bien, a quien puede arrojar al lugar de castigo el alma y el cuerpo.

¿No es verdad que se venden dos pajarillos por una moneda? Sin embargo, ni uno solo de ellos cae por tierra si no lo permite el Padre. En cuanto a ustedes, hasta los cabellos de su cabeza están contados. Por lo tanto, no tengan miedo, porque ustedes valen mucho más que todos los pájaros del mundo.

A quien me reconozca delante de los hombres, yo también lo reconoceré ante mi Padre, que está en los cielos; pero al que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre, que está en los cielos”.

============================

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de julio, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de julio la trivia de la vida de los santos del #43 al #72. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

La primera lectura de hoy del libro del profeta Isaías (6, 1-8) nos conduce de vuelta al sentido original de la palabra “santo.” Isaías tiene una experiencia intensa de la grandeza, belleza y pureza de Dios, y frente a ese infinito de luz y de gloria se descubre pequeño e impuro. Es el descubrimiento del abismo que nos separa de Aquel que nos rebasa y envuelve, que nos abruma y maravilla, que nos fascina y hace estremecer. Todo esto es la experiencia de la santidad de Dios.

Algunos autores han descrito apropiadamente esta manera de percibir a Dios y lo divino como el “absolutamente Otro.” Frente a los intereses, explicaciones, potestades o placeres que de algún modo están frente a nosotros o en nuestras manos, Dios es aquel que no podemos abarcar y del cual no podemos apoderarnos. Nos excede sin violencia y nos colma sin hastío.

Sin embargo, no todo queda en la distancia. En la visión que recibe Isaías hay un mensajero, un ángel de Dios, que trae fuego del cielo para purificar los labios del profeta. Este signo sencillo es en sí mismo toda la diferencia que hay entre nuestro Dios y el dios de un filósofo como Aristóteles, para el cual era impensable que la divinidad quisiera ocuparse de creaturas menos perfectas que él mismo. Nuestro Dios, en cambio, no disminuye su perfección al ocuparse de nosotros los imperfectos, sino que al abajarse nos levanta, nos da la condición de Hijos de Dios a través del bautismo y nos hace coherederos de su gloria. Nos llama a la santidad, “sean santos como vuestro Padre celestial es santo” (Mt 5,48).

El evangelio de hoy es como una pequeña colección de dichos de Jesús. Es probable que Nuestro Señor no haya dicho uno después de otro o ni siquiera en una misma ocasión todo lo que leemos de manera seguida en el texto que conservamos y proclamamos. Sin embargo, de una cosa estamos seguros: quien ha presidido y dirigido todo el proceso de memoria, recolección y redacción de los Evangelios es el Espíritu Santo, el mismo Espíritu que ungió a Cristo y le impulsó a hablar, sanar, padecer y levantarse de entre los muertos.

En el caso de los textos de hoy, destacamos una idea: vencer al miedo. Jesús lo dice de distintos modos: advirtiéndonos que seremos maltratados, y que no por eso debemos escandalizarnos o detenernos; invitándonos al coraje y empeño en la predicación, sin dejarnos amordazar por nada; mostrando que incluso la tortura y la muerte no son la última palabra; estando convencidos de cuánto nos conoce y ama el Padre del Cielo; anunciándonos, en fin, los grandes males de acobardarse y los inmensos bienes de dar testimonio aunque las circunstancias sean adversas. Todo apunta a una idea: vencer el miedo.

Puede parecer que estas palabras y recomendaciones de Cristo no son ya necesarias, o por lo menos, no lo son en la mayor parte del mundo, pues las religiones suelen ser respetadas por los Estados y la libertad de conciencia es uno de los derechos humanos suscritos por casi todas las naciones. Y sin embargo, hay muchos modos de persecución y muchos modos de exclusión. Ser de Cristo entraña muchos conflictos pequeños y grandes, unas veces más visibles que otros, y por eso la voz de Cristo llamándonos a la lucha de la fe nunca sobra y siempre hace falta. Confía en Dios y jamás quedaras defraudado.

¿Confías en Dios más que en tus propias fuerzas?

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de julio. #55

 

Nació en Abruzos, Italia, en 1550. Siguió la carrera militar, igual que su padre. Le apareció una llaga en un pie, que lo hizo dejar la carrera de las armas e irse al Hospital de Santiago en Roma, para que lo curaran.

En el hospital de Roma se dedicó a ayudar y atender a otros enfermos, mientras buscaba su propia curación. Más en esa época, adquirió el vicio del juego. Fue expulsado del hospital, y en Nápoles perdió todos los ahorros de su vida jugando, lo que lo hizo quedar en la miseria. Tiempo atrás, en un naufragio, había hecho a Dios la promesa de hacerse religioso franciscano, pero no la había cumplido.

Estando en la más completa pobreza, se ofreció como obrero y mensajero en un Convento de los Padres Capuchinos, donde escuchó una charla espiritual que el padre superior les hacía a los obreros.

 

Sintió fuertemente la llamada de Dios a la conversión. Empezó a llorar y pidió perdón por sus pecados, con la firme resolución de cambiar la forma de actuar por completo. Tenía 25 años. Solicitó ser admitido como franciscano, pero en el convento se le abrió de nuevo la llaga en el pie. Lo despidieron. Ingresó al hospital y se curó.

 

Logró que lo admitieran como aspirante a capuchino. Pero, en el noviciado apareció de nuevo la llaga, y tuvo que irse de allí también. Otra vez en el hospital de Santiago, se dedicó a atender a los demás enfermos, por lo que fue nombrado asistente general del mismo. Dirigido espiritualmente por San Felipe Neri, estudió teología, siendo ordenado sacerdote.

 

En 1575 se dio cuenta de que ante la gran cantidad de peregrinos que arribaban a Roma, los hospitales eran incapaces de atender bien a los enfermos que llegaban. Fue entonces, que decidió fundar una comunidad de religiosos que se dedicara por completo a los hospitales.

 

Nuestro santo de la trivia del día de hoy trataba a cada enfermo como trataría a Nuestro Señor Jesucristo en persona. Aunque tuvo que soportar durante 36 años la llaga de su pie, nadie lo veía triste o malhumorado. Con sus mejores colaboradores, fundó la Comunidad Siervos de los Enfermos el 8 de diciembre de 1591. Ahora se llaman Padres Camilos. Murió el 14 de julio de 1614, a los 64 años.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

  En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

 Padre Enrique García Elizalde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s