Viernes XIV del Tiempo Ordinario

Evangelio según san Mateo 10, 16-23

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: “Yo los envío como ovejas entre lobos. Sean, pues, precavidos como las serpientes y sencillos como las palomas.

 

Cuídense de la gente, porque los llevarán a los tribunales, los azotarán en las sinagogas, los llevarán ante gobernadores y reyes por mi causa; así darán testimonio de mí ante ellos y ante los paganos. Pero, cuando los enjuicien, no se preocupen por lo que van a decir o por la forma de decirlo, porque en ese momento se les inspirará lo que han de decir. Pues no serán ustedes los que hablen, sino el Espíritu de su Padre el que hablará por ustedes.

 

El hermano entregará a su hermano a la muerte, y el padre a su hijo; los hijos se levantarán contra sus padres y los matarán; todos los odiarán a ustedes por mi causa, pero el que persevere hasta el fin, se salvará.

 

Cuando los persigan en una ciudad, huyan a otra. Yo les aseguro que no alcanzarán a recorrer todas las ciudades de Israel, antes de que venga el Hijo del hombre”.

============================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de julio, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de julio la trivia de la vida de los santos del #43 al #72. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

Les pido sus oraciones por Segundo Cursillo de Mujeres en Sedalia Missouri, para que las candidatas (10) y las servidoras (25) sean dóciles a la voz de Dios, le hablen a su corazón y se dejen transformar por Jesucristo para que con la fuerza del Espíritu Santo su vida sea de ¡COLORES! Estaré sirviendo como director espiritual este fin de semana y les pido sus palancas y oraciones.

 

Gracias a Dios, a la confianza de mi obispo, al equipo de trabajo del Campamento de Santo Tomas Moro en Panora Iowa, a todas sus oraciones de ustedes y a la alegría, presencia y entrega de todos los niños y jovencitos del campamento mi vida ha sido mayormente llena con muchas bendiciones y amistades.

 

La lectura del día de hoy el profeta Oseas (14, 2-10) nos invita a aprender a confiar en el Señor más que confiar demasiado en nuestras propias fuerzas o en los recursos que solemos tener a la mano, como son nuestras amistades, dones, talentos, riquezas o negocios.

 

Para situar mejor este texto en su contexto conviene recordar cuán pequeño resultaba Israel en comparación con las potencias económicas y militares que le rodearon siempre: Egipto, por la izquierda, Asiria y Babilonia por la derecha, estaban siempre al acecho para tomar posesión de la tierra de Israel, que, aunque pequeño, resultaba ser un corredor de comercio y lugar de paso de tropas sumamente estratégico. Por eso era tan deseado por las naciones vecinas.

 

Es explicable, entonces, que cuando los reyes de Israel se veían amenazados por algún vecino grande y poderoso, procuraban afianzarse en otro de los vecinos grandes para hacer alianza y no ser invadidos. Así vino a volverse costumbre una especie de política de alianzas convenencieras, a menudo selladas con matrimonios de conveniencia e intercambios de culto. Los hechos, sin embargo, demostraron que estas alianzas en primer lugar no resultaban gratuitas y en segundo lugar terminaban deteriorando gravísimamente la fe del pueblo elegido. Poniendo su confianza en dioses falsos y alejándose del Dios verdadero y poderoso que los había librado del brazo poderoso de Egipto con la Pascua.

 

Así entendemos cómo el proceso de la fe de los israelitas les llevó a expresiones como las que hemos oído hoy: “Ya no nos salvará Asiria, ya no confiaremos en nuestro ejército, ni volveremos a llamar ‘dios nuestro’ a las obras de nuestras manos.” La respuesta del Señor no se hará esperar: “Yo perdonaré sus infidelidades, dice el Señor; los amaré, aunque no lo merezcan, porque mi cólera se ha apartado de ellos. Seré para Israel como rocío; mi pueblo florecerá como el lirio, hundirá profundamente sus raíces, como el álamo, y sus renuevos se propagarán.” Dios muestra su amor por su pueblo: “Yo perdonaré sus infidelidades, los amaré, aunque no lo merezcan.” Eso hace Dios con cada uno de nosotros cada vez que regresamos a su amor, perdona nuestras infidelidades y nos ama aunque no lo merezcamos, simplemente porque Él es nuestro Padre y nos ama con un amor eterno (Jer 31, 3) e infinito.

 

Les invito a meditar el salmo de hoy (Salmo 50), que es uno de los salmos más hermosos de todo salterio y es atribuido al Rey David en ocasión de la súplica de perdón a Dios por haberle ofendido gravemente con el adulterio y asesinato que cometió. Abre, Señor, mis labios y te alabaré. Por tu inmensa compasión y misericordia, Señor, apiádate de mí y olvida mis ofensas. Lávame bien de todos mis delitos y purifícame de mis pecados.  Enséñame, Señor, la rectitud de corazón que quieres. Lávame tú, Señor, y purifícame y quedaré más blanco que la nieve. Crea en mí, Señor, un corazón puro, un espíritu nuevo para cumplir tus mandamientos.”

 

La advertencia de Jesús a sus discípulos, en el pasaje del Evangelio de hoy, conserva toda su actualidad: astutos como serpientes, sencillos como palomas. Varias cosas podemos aprender de un consejo así.

 

Aprendemos que hay una astucia buena, que consiste en estar despiertos a las sinuosidades y trampas del mal; pero esta astucia no debe hacernos ni sinuosos ni tramposos. Y aprendemos que hay una simplicidad buena, que consiste en afianzar nuestra intención en los bienes verdaderos y amarlos con sencillez y corazón indiviso; pero esta simplicidad no debe llevarnos a imaginar que todo el mundo pensará u obrará como nosotros.

 

Aprendemos que “la gente” es destinatario del Evangelio y que en ese mismo sentido es un error presumir que obrarán con justicia, sinceridad, gratitud o amor al bien: si tuvieran todo eso no necesitarían quizá ser evangelizados. Precisamente porque no lo tienen queremos anunciarles el Evangelio. Y si no lo tienen, nuestra confianza no puede estar en que van a ser justos, sinceros, agradecidos o bien intencionados. Nuestra confianza estará sólo en Aquel que, sabiendo de qué está hecha esta raza humana, aquí quiso plantar la semilla de la salvación, al precio altísimo de la Sangre de su Hijo.

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de julio. #54 Santa

 

Es la primera Santa chilena, fue Virgen y Carmelita Descalza, con el ejemplo de su vida, pone ante nuestros ojos el Evangelio de Cristo, encarnado y llevado a la práctica hasta las últimas exigencias.

 

Ella es para la humanidad una prueba indiscutible de que la llamada de Cristo a ser santos, es actual, posible y verdadera. Ella se levanta ante nuestros ojos, para demostrar que la radicalidad del seguimiento de Cristo es lo único que vale la pena y lo único que hace feliz al hombre. Ella con el lenguaje de su intensa vida, nos confirma que Dios existe, que Dios es amor y alegría, que Él es nuestra plenitud.

 

Nació en Santiago de Chile el 13 de julio de 1900. En la pila bautismal fue llamada Juana Enriqueta Josefina de los Sagrados Corazones Fernández Solar. Le decían de cariño Juanita, aunque su nombre de santa es diferente.

 

Ella recibió la formación escolar en el colegio de las monjas francesas del Sagrado Corazón. Entre la vida estudiantil y la vida familiar, se desarrolló su corta e intensa historia.

 

A los catorce años de edad, inspirada por Dios, decidió consagrarse a Él como religiosa; en concreto, como carmelita descalza.

 

Su deseo se realizó el 7 de mayo de 1919, cuando ingresó en el pequeño Monasterio del Espíritu Santo en el pueblo de Los Andes, a unos 90 kms. de Santiago.

 

El 14 de octubre de ese mismo año, vistió el hábito de carmelita, iniciando así el noviciado con el nombre de Teresa de Jesús.

 

Sabía desde mucho antes que moriría joven. Más aún, el Señor se lo había revelado, pues ella misma lo comunicó al confesor un mes antes de su partida.

 

Asumió esa realidad con alegría, serenidad y confianza, segura de que continuaría en la eternidad su misión de hacer conocer y amar a Dios.

 

Después de muchas tribulaciones interiores e indecibles padecimientos físicos, causados por un violento ataque de tifus que acabó con su vida, pasó de este mundo al Padre al atardecer del 12 de abril de 1920.

 

Había recibido con sumo fervor los santos sacramentos de la Iglesia, y el 7 de abril había hecho la profesión religiosa en el artículo de la muerte.

 

Aún le faltaban 3 meses para cumplir los 20 años de edad y 6 meses para acabar su noviciado canónico y poder emitir jurídicamente su profesión religiosa. Murió como novicia carmelita descalza.

 

¿Y qué hizo para ser santa? Vivir, creer, amar.

 

La santidad de su vida resplandeció en los actos de cada día en los ambientes donde se desarrolló su labor: la familia, el colegio, las amigas, los inquilinos con quienes compartía sus vacaciones y a quienes con celo apostólico, catequizó y ayudó.

 

Siendo una joven igual a sus amigas, éstas la sabían distinta. La tomaron por modelo, apoyo y consejera. Ella sufrió y gozó intensamente en Dios todas las penas y alegrías con que se encuentra el hombre.

 

¡Jovial, alegre, simpática, atractiva, deportista, comunicativa! La serenidad de su rostro era reflejo de Aquel que en ella vivía.

 

Fue beatificada en Santiago de Chile por Su Santidad Juan Pablo II, el día 3 de abril de 1987. Ha sido solemnemente canonizada por el mismo Sumo Pontífice en Roma el 21 de marzo de 1993.

 

Sus restos son venerados en el Santuario de Auco-Rinconada de Los Andes por miles de peregrinos que buscan y encuentran en ella el consuelo, la luz y el camino recto hacia Dios.

 

Ella es la primera Santa chilena, la primera Santa carmelita descalza fuera de las fronteras de Europa, y la cuarta Santa Teresa del Carmelo tras las Santas Teresas de Avila, de Florencia y de Lisieux.

 

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

 En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

 Padre Enrique García Elizalde

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s