Viernes XXXII del Tiempo Ordinario

Evangelio según san Lucas 17, 26-37

 

En aquellos días, Jesús dijo a sus discípulos: “Lo que sucedió en el tiempo de Noé también sucederá en el tiempo del Hijo del hombre: comían y bebían, se casaban hombres y mujeres, hasta el día en que Noé entró en el arca; entonces vino el diluvio y los hizo perecer a todos.

Lo mismo sucedió en el tiempo de Lot: comían y bebían, compraban y vendían, sembraban y construían, pero el día en que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y los hizo perecer a todos. Pues lo mismo sucederá el día en que el Hijo del hombre se manifieste.

Aquél día, el que esté en la azotea y tenga sus cosas en la casa, que no baje a recogerlas; y el que esté en el campo, que no mire hacia atrás. Acuérdense de la mujer de Lot. Quien intente conservar su vida, la perderá; y quien la pierda, la conservará.

Yo les digo: aquella noche habrá dos en un mismo lecho: uno será tomado y el otro abandonado; habrá dos mujeres moliendo juntas: una será tomada y la otra abandonada”.

Entonces, los discípulos le dijeron: “¿Dónde sucederá eso, Señor?” Y él les respondió: “Donde hay un cadáver, se juntan los buitres”.

 

=============================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de noviembre la trivia de la vida de los santos del #165 al #194. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

A medida que nos acercamos al final del año litúrgico dentro de la Iglesia las lecturas nos invitan a considerar sobre los últimos tiempos. Se nos anima a pensar en la vida eterna, el cielo y el infierno, la forma en que vivimos nuestras vidas, etc.

 

No sabemos el día ni la hora en que el Señor regresará en su gloria o el día en que Él nos llame a casa individualmente. Hoy Jesús, a fin de educar a sus discípulos en el ejercicio de la verdadera esperanza, completa el discurso sobre su última venida. Para que la esperanza no se convierta en utópica (“sin lugar”) y para que no produzca fáciles ilusiones, la conjuga Jesús con la fe: ésta nos liga, en efecto, desde ahora a su persona y nos introduce en su misterio de muerte y resurrección. Si la esperanza se conjuga con la fe, entonces, como discípulos-misioneros, sabemos a quién esperamos y no nos interesa ya cuándo ni cómo tendrá lugar la segunda venida.

 

Jesús ilustra esta enseñanza suya con dos ejemplos: el de Noé (vv.26ss) y el de Lot (vv.28ss). Jesús nos dijo que en el tiempo de Noé, las personas estaban “comiendo y bebiendo, casándose en matrimonio”. En otras palabras, estaban viviendo vidas sin preocupaciones y fueron sorprendidas por el diluvio. Todos murieron excepto Noé y los que subieron al arca.  De la misma manera, durante los días de Lot, la gente de Sodoma “comían y bebían, compraban y vendían, sembraban y construían vivía su vida cotidiana”, es decir, vivían sin preocuparse por su vida espiritual. Sodoma fue destruida debido a su pecado.

 

Estos dos hechos históricos ponen de relieve el carácter inesperado y repentino del diluvio, por un lado, y de la lluvia de fuego, por otro, sólo en apariencia. En realidad, Jesús quiere señalar con ellos la necesidad de estar preparados para cuando Dios se manifieste en su divino señorío: preparados para reconocerlo, para ser introducidos por Él en el gozo eterno y centrar así en plena comunión con Él. La verdadera enseñanza, por tanto, es ésta: no debemos considerar sólo a Noé y a Lot como figuras de los creyentes, sino también a sus contemporáneos, tan bien representados por la mujer de Lot (v. 32).  Vivian estos olvidados de Dios y preocupados sólo por bienes terrenos, y en esta situación fueron sorprendidos por el juicio de Dios; es su ceguera espiritual, su incapacidad para captar el carácter dramático de los tiempos, lo que atrae la atención de Jesús, del evangelista y también la nuestra.

 

“Acordaos de la mujer de Lot.” El discípulo de Jesús debe hacer un buen uso de su memoria: con ella, en efecto, puede volver a aquella historia que, precisamente por haber sido visitada por Dios, se convierte en fuente de sabiduría y, por ello, en maestra de vida. En este caso, la invitación recae directamente sobre el Antiguo Testamento, que, para nosotros los cristianos, constituye una fuente inagotable de enseñanzas siempre válidas y actuales pero centradas en la persona de Cristo.

 

La memoria del creyente no debe ser considerada como una mina de la que extraer materiales más o menos preciosos. Esta memoria induce más bien al creyente a “captar” en el interior de los acontecimientos históricos esos mensajes de los que Dios no priva a quienes le reconocen como tal. Esa es la auténtica sabiduría, reconocer al Señor en todos y cada uno de los acontecimientos de nuestra vida.  Quien recuerda los hechos históricos del Antiguo Testamento, preocupado por captar los motivos y los modos según los que interviene Dios, aprende no sólo a vivir en el tiempo presente sino también a orientar la antena de su fe hacia la meta final, el cielo, vivir en la presencia de Dios desde este mundo.

 

Ésa es la razón de que tal memoria se convierta en criterio diagnóstico de todo lo que acontece aquí y ahora, de suerte que no marque nunca el paso ni lentifique el ritmo de nuestra peregrinación. Al mismo tiempo, esa memoria nos pide y nos habilita para superar peligrosas distracciones –debidas sobre todo a la hipnosis de las cosas y de ciertas personas- y para practicar ese distanciamiento que hace posible un juicio sereno y ecuánime sobre todo y sobre todos. Más aún: esa memoria nos enseña a perder  lo que debe ser perdido y a conservar lo que debe ser conservado. El auténtico discípulo debe desprenderse de todo lo que lo ata en esta vida para experimentar una vida nueva adquirida por quién está dispuesto a sacrificar la propia vida terrestre para alcanzar la celestial.

 

¿Estás listo para encontrarte con el Señor? ¿Qué pasaría si supieras que hoy fuera el último día que tuvieras en la tierra? ¿Qué harías? ¿Con quién te gustaría pasar tu día? ¿Irías a la confesión? ¿Le dirías a tus seres queridos lo que significan para ti? Estas preguntas nos indican lo que es más importante en nuestra vida. No dejes para después lo que hoy puedes hacer. Vive hoy y todos los días de tu vida como si fueran el último.

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre. #180  Santa

 

A los 34 años falleció su esposo, y decidió entonces consagrar su vida al servicio de Dios. Esta santa mujer tuvo la dicha inmensa de tener como directores espirituales a dos santos muy famosos y extraordinariamente guías de almas: San Francisco de Sales y San Vicente de Paúl. Con San Francisco de Sales tuvo frecuentes conversaciones espirituales en París en 1618 (tres años antes de la muerte del santo) y con San Vicente de Paúl trabajó por treinta años, siendo su más fiel y perfecta discípula y servidora. San Vicente de Paúl había fundado grupos de mujeres que se dedicaban a ayudar a los pobres, atender a los enfermos e instruir a los ignorantes. Estos grupos de caridad existían en los numerosos sitios en donde San Vicente había predicado misiones, pero sucedía que cuando el santo se alejaba los grupos disminuían su fervor y su entusiasmo haciéndose necesario la presencia de alguien que los coordinase y animase permanentemente.

 

Dicha persona providencial fue nuestra santa de hoy, quien personalmente se ofreció para coordinar y dirigir a los grupos de caridad. La santa recorrió el país visitando las asociaciones de caridad, llevándoles gran cantidad de ropas y medicinas para entregar a los más necesitados.

 

En 1633, el 25 de marzo, las primeras cuatro jóvenes hacen votos de pobreza, castidad y obediencia, bajo la dirección de nuestra Santa , naciendo así la más grande comunidad femenina que existe, las Hermanas Vicentinas, Hijas de la Caridad. La santa además escribió muchos textos y libros en los cuales recopiló las enseñanzas de San Vicente de Paul y reflexiones personales, constituyendo una extraordinaria riqueza para la vida espiritual de sus religiosas y de todas las personas en general.

 

Falleció el 15 de Marzo de 1660, después de sufrir una dolorosa enfermedad y dejando fundada y muy extendida la más grande comunidad de religiosas. Las 33,000 religiosas vicentinas o hijas de la Caridad tienen más de 3,300 casas en el mundo. En la casa donde está sepultada su fundadora, en París, sucedieron las apariciones de la Virgen de la Medalla Milagrosa a la vicentina Santa Catalina Labouré. Las religiosas fundadas por nuestra Santa  se dedican exclusivamente a obras de caridad. El Papa Pío XI la declaró santa  en 1934, y el Sumo Pontífice Juan XXIII la declaró Patrona de los Asistentes Sociales.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

Padre Enrique García Elizalde

Anuncios

Jueves XXXII del Tiempo Ordinario

Evangelio según san Lucas 17, 20-25

 

Preguntado por los fariseos, cuando el Reino de Dios vendría,

Jesús les contestó:

“La venida del Reino de Dios no se puede observar,

y nadie va a anunciar: “Mira, aquí está”, o “Allí está”.

Porque he aquí, el reino de Dios está entre ustedes”.

Entonces dijo a sus discípulos:

“El día vendrá cuando anheles ver

uno de los días del Hijo del Hombre, pero no lo verás.

Habrá aquellos quienes te dirán,

“Mira, ahí está El”, o “Mira, aquí está El.”

No te salgas, no corras en su persecución.

Porque así como los relámpagos

y se ilumina el cielo de un lado a otro,

así estará el Hijo del Hombre en su día.

Pero primero es necesario que padezca mucho y sea rechazado por esta generación.”

 

=============================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de noviembre la trivia de la vida de los santos del #165 al #194. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

Estamos en la semana 32va del Tiempo Ordinario y a medida que nos acercamos al final del año litúrgico (solo quedan 2 semanas y media antes de comenzar el Adviento), las lecturas nos llevan a contemplar los tiempos finales. Estamos frente al llamado “pequeño discurso escatológico” (el más extenso se encuentra en el capítulo 21 de Lucas). Una pregunta de los fariseos es la que motiva esta breve, aunque intensa, enseñanza de Jesús. La pregunta se refiere al tiempo en que vendrá el Reino de Dios: no es difícil entrever la miopía espiritual y el interés egoísta con el que formulan tal pregunta. Pero Jesús no da una respuesta exacta: no ha venido a satisfacer nuestras curiosidades. Responde, en primer lugar, de modo negativo; seguro para prevenir nuestras ilusiones, aunque también para educarnos en el discernimiento de las situaciones o personas que podrían hipnotizar nuestra atención y desviar nuestra fe y confianza en Él. Por eso se presenta como el verdadero Maestro: el que nos pone en guardia contra las posibles desviaciones, pero, sobre todo, el que indica a cada uno el Camino que ha venido a proponer y por el que cada uno de nosotros estamos llamados a caminar junto con Él y no solos.

 

Los fariseos le preguntan a Jesús cuándo vendrá el Reino de Dios. Hoy nos hacemos las mismas preguntas, ¿no? Buscamos señales. Queremos saber la fecha exacta del fin del mundo. Queremos estar preparados para ese día. Pero Jesús nos invita como Maestro a estar preparados todos los días.

 

Jesús es la Palabra de Dios hecha carne, el Creador del universo que se ha encarnado, y estaba entre ellos pero ellos no lo reconocieron. Ellos literalmente tenían a Emmanuel, Dios con nosotros, viviendo en medio de ellos. Sin embargo, ellos lo rechazaron porque estaban buscando signos prodigiosos. Sin embargo, “el Reino de Dios está entre ustedes”, es decir, Dios está con nosotros y entre nosotros. Jesús quiere que como sus discípulos concentremos nuestra atención en el deseo que alberga todo creyente de “ver uno solo de los días del hijo del hombre” (v. 22): de este modo quiere encender Jesús en todos nosotros el deseo del encuentro que colmará plenamente nuestras expectativas. Jesús resalta un carácter histórico, dice que “antes es preciso que sufra mucho y sea rechazado por esta generación” (v.25). Porque quiere formar el corazón de sus discípulos, Jesús nos está anunciando que antes de su segunda venida (escatológica) debe tener lugar su Pascua: sólo quien acepta ir hasta Jerusalén, para compartir con Jesús su pascua, se prepara de manera adecuada para el encuentro final con su Salvador, no hay Gloria sin Pasión, no hay resurrección sin muerte, ni transformación sin conversión.

 

Para el verdadero discípulo de Jesús, la vida está compuesta de certezas y de expectativas: Él mismo nos ha educado para vivir así. Por un lado, está el presente, que nos ofrece múltiples ocasiones para saborear los dones de Dios, sobre todo porque éstos nos hacen revivir un pasado lleno de Dios y de sus obras maravillosas. Por otro, está el futuro, que, desde la perspectiva cristiana, no es tanto objeto de nuestras previsiones o deseos como “lugar” de una nueva y definitiva manifestación de Dios. Es el futuro de Dios que irrumpe en el presente del hombre y así enciende en el corazón de este último una luz nueva que ilumina el camino y deja entrever la meta.

 

Toda la esperanza cristiana se encuentra aquí: no es fruto de nuestra inteligencia, sino don de la bondad de Dios. Jesús vino al mundo para dar a cada hombre y a cada mujer de buena voluntad esta lámpara (su gracia) preciosa que nos hace más clarividentes para esperar su venida como las vírgenes prudentes. El verdadero discípulo misionero, al resplandor de esta luz, puede y debe discernir los signos de los tiempos, puede y debe reconocer las “huellas” de la presencia de Dios en medio de nosotros, puede y debe desmantelar los falsos mesianismos y reconocer la presencia del verdadero Mesías: “No te salgas, no corras en su persecución”. Muchas personas corren para seguir oradores interesantes que les dicen lo que quieren oír. O cuando alguien nos dice que el mundo se va a acabar en una fecha determinada corremos a las tiendas para abastecernos de alimentos y agua. Nos desesperamos cuando vemos las noticias y vemos los asesinatos, guerras y falta total de respeto por la vida humana. Esta advertencia nos pone en guardia contra cierta impaciencia en el querer discernir de inmediato lo que sólo puede ser reconocido a medio o largo plazo. Al mismo tiempo, nos pone en guardia contra una debilidad nuestra congénita, a saber: la de querer llegar a la meta sin aceptar antes las necesarias fatigas del camino emprendido.

 

Jesús nos dice: “No temas.” Él nos pide que pongamos toda nuestra confianza en Él. Él prometió que nunca nos abandonaría; que Él estaría con nosotros hasta el fin del mundo. Él ganó la victoria y nos invita a vivir una vida de gracia, seguir sus pasos y vivir en su amor pasando por la pasión con la gracia del Espíritu Santo que hemos recibido en nuestro bautismo, para alcanzar la gloria que tiene preparada para aquellos que han hecho su voluntad.

 

No estamos destinados a saber cuándo vendrá el fin del mundo. Estamos llamados a vivir nuestras vidas fortalecidas por el Espíritu Santo para que el Reino de Dios sea más evidente en este mundo. Si viviéramos cada día como si fuera el último, estaríamos listos para la venida del Señor en cualquier momento. No habría nada que temer.

 

¿Estás dispuesto a pasar por la pasión del Señor para alcanzar su gloria?

¿Estás en constante discernimiento de su voluntad en tu vida a través de la oración, lectura de la Palabra de Dios, dirección espiritual y diálogo con el Espíritu Santo?

¿Estás cooperando con la voluntad de Dios para hacer de este mundo un mejor lugar?

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre. #179 San 

 

Nuestro santo de la trivia del día de hoy nació en Baviera (1206), Alemania, el hijo mayor de un poderoso conde militar. Cuando era joven, fue enviado a estudiar a la Universidad de Padua, donde conoció y entró en la recién fundada orden dominicana como un fraile mendicante, abandonando su herencia contra los deseos de su familia.

 

Fue el primer dominicano en obtener una maestría en teología y fue enviado como profesor a la Universidad de París (que en ese momento era el centro intelectual de Europa) antes de lanzar una casa de estudios dominicana en Colonia. Introdujo las obras de Aristóteles en el pensamiento occidental que permitió a su estudiante más brillante, Santo Tomás de Aquino, sintetizar la fe católica con la razón humana, es decir, las verdades establecidas a través de la filosofía.

 

Nuestro santo fue un reconocido erudito y pionero en el campo de las ciencias naturales, manteniendo su propio laboratorio para experimentos científicos. Es conocido como uno de los más grandes pensadores de su época, llamado por sus contemporáneos “el maestro de todo lo que hay que saber” por escribir una enciclopedia de todo el conocimiento humano hasta ese momento en la historia. Nuestro santo también fue uno de los predicadores más famosos de su época y sirvió como teólogo papal en Roma. Fue declarado Doctor de la Iglesia en 1931 por el Papa Pío XI.

 

Nuestro santo es el santo patrono de los científicos y filósofos. Su fiesta es el 15 de noviembre.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

Padre Enrique García Elizalde

Miércoles XXXII del Tiempo Ordinario

Evangelio según san Lucas 17, 11-19

En aquel tiempo, cuando Jesús iba de camino a Jerusalén, pasó entre Samaria y Galilea. Estaba cerca de un pueblo, cuando le salieron al encuentro diez leprosos, los cuales se detuvieron a lo lejos y a gritos le decían: “¡Jesús, maestro, ten compasión de nosotros!”

Al verlos, Jesús les dijo: “Vayan a presentarse a los sacerdotes”. Mientras iban de camino, quedaron limpios de la lepra.

Uno de ellos, al ver que estaba curado, regresó, alabando a Dios en voz alta, se postró a los pies de Jesús y le dio las gracias. Ese era un samaritano. Entonces dijo Jesús: “¿No eran diez los que quedaron limpios? ¿Dónde están los otros nueve? ¿No ha habido nadie, fuera de este extranjero, que volviera para dar gloria a Dios?” Después le dijo al samaritano: “Levántate y vete. Tu fe te ha salvado”.

 

===================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de noviembre la trivia de la vida de los santos del #165 al #194. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

Jesús reemprende su largo viaje hacia Jerusalén (cf. Lc9, 51; 13,22), meta de su peregrinación por los caminos de Palestina, hasta llegar a la ciudad en la que también Él, como los profetas, está llamado a entregar su vida. “Jesús iba de camino a Jerusalén, pasó entre Samaria y Galilea”, Samaria representa lugar de pecado y Galilea lugar donde ejerce su ministerio, predicar la Buena Nueva. Es decir, Jesus trae la Buena Nueva a los pecadores.

 

En un determinado momento entra en un pueblo samaritano: debería encontrarse incómodo e incluso hubiera podido pasar de largo, evitando todo encuentro y todo diálogo. Sin embargo, se deja interpelar por estos extraños, que, además, son leprosos; por consiguiente, gente que vuelve impuro a quien se les acerca (vv.12 ss). Ellos se dirigen a Él, “¡Jesús, maestro, ten compasión de nosotros!” porque Jesús es verdaderamente el salvador de todos, el hermano universal. Jesús ha venido para todos: no muestra preferencias entre las personas. Y, sobre todo, no califica ni descalifica a nadie porque pertenezca a un pueblo o a una raza, y mucho menos aún por su estado de salud. Este milagro de Jesús esta realizado también con la mayor discreción y con una apertura total a los más pobres entre los pobres, a aquellos que tienen más necesidad de su poder sanador.

 

Todos quedan curados, pero sólo uno siente la necesidad de volver a Jesús para agradecérselo (v.15). Se le hecha a los pies para darle a entender que, de ahora en adelante, se considera no sólo beneficiario de un milagro, sino también y sobre todo un discípulo (v.16). Sólo él recibe de Jesús la curación completa: la del cuerpo y la del alma. Por desgracia, no a todos se les da la gracia, el camino de la salvación, que va desde el beneficio recibido a la gratitud expresada y a la alabanza. No es suficiente con encontrar o haber encontrado a Jesucristo; también es necesario escuchar su Palabra, ponerla en práctica, ceder a la misteriosa atracción de la gracia de seguirle a donde vaya y trabajar para su reino.

 

¿Eres agradecido con Dios por todo lo que te ha dado?

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre. #178 

 

Nuestro santo de la trivia del día de hoy fue un sacerdote, escritor, fundador y mártir mexicano. Nació en la ciudad de Mascota, Jalisco, el 3 de mayo de 1888 (festividad de la santa cruz). El 26 de junio de 1927 fue muerto ahorcado en la parte más alta de la sierra de Quila, Jalisco a causa de la Guerra Cristera.

 

Nuestro santo fue hijo de Antonio de Robles Mardueño y Petronila Hurtado Uribe. Fue bautizado el mismo día de su nacimiento (el 3 de mayo de 1888, festividad de la santa cruz). Recibió la confirmación el 10 de marzo de 1896. Inició sus estudios en la escuela parroquial y continuó su instrucción primaria en la escuela oficial.

 

En 1901 ingresó al seminario de Guadalajara. En 1904 estuvo a punto de dejar el seminario al sufrir varias enfermedades; pero sus padres, con amor y energía, lo motivaron a seguir adelante  en su vocación, y al practicar unos ejercicios espirituales se afianzó en su vocación.

 

En 1911 recibió el subdiaconado y el diaconado; un año más tarde le confiaron los cargos de vicerrector y ecónomo del seminario. Fue ordenado sacerdote el 22 de marzo de 1913 en el templo de la Soledad de Guadalajara. Fue capellán de las “Siervas de Jesús Sacramentado”, y director del “Instituto del Sagrado Corazón” (primaria y preparatoria) que desapareció con el avance de las fuerzas de Obregón. En mayo de 1914 fue enviado a su natal Mascota en vacaciones forzadas y adelantadas.

 

No podía regresar a Guadalajara porque había represalias contra el clero, permaneció en Mascota hasta 1916. Allí se dedicó a escribir algunos folletos de inspiración ascética. La prensa era su arma favorita. Desde que era seminarista aportó sus versos satíricos y su prosa apologética en publicaciones católicas en contra de pasquines blasfemos y anticlericales.

 

Siendo capellán en Mascota de las religiosas del “Verbo Encarnado”, y durante la celebración de la Misa, en la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, 11 de junio de 1915, tuvo la inspiración de fundar una congregación religiosa cuyo carisma se inspiraba en el pensamiento: “Ya no verdugos, sino víctimas del Corazón Eucarístico de Jesús”.

 

En 1916 fue destinado como ministro a la parroquia de Nochistlán, Zacatecas, cuyo párroco era el Sr. Cura Román Adame (ahora Santo Mártir). Allí fue nombrado profesor del seminario auxiliar y en su ministerio dio pruebas innumerables de obediencia, piedad, laboriosidad y abnegación.

 

El 27 de diciembre de 1918 fundó la congregación de Víctimas del Corazón Eucarístico de Jesús, después de vencer serios obstáculos y siempre con ejemplar sumisión a las autoridades eclesiásticas.

 

En diciembre de 1920 fue nombrado párroco de Tecolotlán, Jalisco. Mes y medio más tarde fue nombrado también vicario foráneo, o representante del obispo en una región territorial de la arquidiócesis de Guadalajara. Sus deberes eran: ejercitar cierta supervisión sobre los párrocos de su vicaría, y suplirlos en caso de necesidad.

 

Una de sus primeras preocupaciones fue visitar el hospital y al encontrarlo en ruinas concibió la idea de reedificar la finca. Formó grupos de fieles para integrarlos a la labor parroquial, sin distinción de clases, sexos o edades. Tuvo especiales atenciones para los obreros, a quienes exhortaba a la fraternidad y a la observancia de una vida netamente cristiana. Se ganó la simpatía de sus feligreses por brindarles un trato siempre amable, de sincera amistad, de estímulo al cumplimiento de sus deberes.

 

Con motivo de la persecución religiosa tuvo que ocultarse desde enero de 1927, puesto que el gobierno federal le había declarado una persecución más severa desde que colocó la cruz en “La Loma”, considerando este hecho como un delito. Desde la casa donde estaba escondido vigilaba, oraba y trabajaba por sus feligreses, a los que nunca quiso abandonar. En ese tiempo se dedicó a escribir las normas que habrían de regir a la comunidad religiosa fundada por él.

 

El 25 de junio de 1927 se disponía a celebrar la santa misa cuando llegaron los soldados y sitiaron la casa de la familia Agraz, luego entraron a catearla por orden expresa del coronel Calderón, quien había recibido telegráficamente esta orden: “Procédase con todo rigor en contra del cura rebelde”.

 

Los soldados lo tomaron prisionero y lo condujeron al cuartel de los agraristas donde pasó el resto del día y parte de la noche. Se iniciaron algunas diligencias ante los jefes militares para lograr su libertad pero fueron rechazadas hasta con groserías.

 

A media noche, sujeto con cuerdas, fue sacado de la cárcel y obligado a caminar rumbo a la sierra de Quila. Un soldado al notar que se le dificultaba caminar, le cedió el caballo. Al llegar a la parte más alta de la sierra, los soldados se detuvieron a los pies de un frondoso roble. Nuestro santo comprendió que lo iban a ahorcar entonces libro de toda culpa a sus agresores, tomo la cuerda en sus manos, la bendijo y se la echó al cuello. Los soldados consumaron el crimen y lo bajaron. Poco tiempo después ordenando a unos arrieros que dieran aviso a la gente de la ranchería de Quila que allí estaba un ajusticiado; era la madrugada del 26 de junio de 1927.

 

Vinieron algunas personas de una carbonera cercana y sepultaron superficialmente el cadáver, sin reconocer que era el del Señor Cura de Tecolotlán. Al día siguiente, 27 de junio, fue exhumado por gente de Quila y llevado a la población donde lo velaron y le dieron sepultura.

 

Nuestro santo desde su juventud supo unir una notable lucidez intelectual a un espíritu de virtuosa humildad. Se distinguió por la perseverancia y constancia en superar los obstáculos, como el caso de la fundación de su congregación, pero su virtud relevante era el amor al Corazón de Jesús y su deseo vehemente de salvar a los hombres. Celebraba la santa misa con mucho fervor y trataba de infundir en sus feligreses el amor a la Eucaristía. Amaba entrañablemente a la Santísima Virgen. Lleno de caridad para con todos se prodigaba en el confesionario y en la atención a los enfermos. Sus compañeros lo apodaron el loco del Sagrado Corazón. Un deseo vehemente por divulgar el amor de Dios a los hombres lo llevó a cultivar una espiritualidad centrada en el Sagrado Corazón de Jesús.

 

Fue canonizado por el Papa San Juan Pablo II el 21 de mayo de 2000 y su fiesta se celebra el 26 de junio.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

Padre Enrique García Elizalde

Martes XXXII del Tiempo Ordinario, Memoria de Santa Francisca Javier Cabrini, virgen

Evangelio según san Lucas 17, 7-10

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: “¿Quién de ustedes, si tiene un siervo que labra la tierra o pastorea los rebaños, le dice cuando éste regresa del campo: ‘Entra enseguida y ponte a comer’? ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame de comer y disponte a servirme, para que yo coma y beba; después comerás y beberás tú?’ ¿Tendrá acaso que mostrarse agradecido con el siervo, porque éste cumplió con su obligación?

Así también ustedes, cuando hayan cumplido todo lo que se les mandó, digan: ‘No somos más que siervos; sólo hemos hecho lo que teníamos que hacer’ “.

 

===================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de noviembre la trivia de la vida de los santos del #165 al #194. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

En el comienzo de la carta a Tito, San Pablo escribe sobre los requisitos para ser buenos sacerdotes y obispos. En la lectura de hoy (Ti 2, 1-8. 11-14) nos enseña cómo los laicos deben actuar. Él se dirige a los hombres mayores: “Que los ancianos sean sobrios, respetables, sensatos, bien cimentados en la fe, en el amor y la paciencia”. En otras palabras, deben ser modelos de virtud para que sus palabras y sus acciones coincidan. ¿Controlo mi carácter? ¿Hago y digo cosas sin reflexionar o pensar? He visto a personas perder completamente el control e insultar a otros, incluso a las personas que más aman, sobre cosas que en última instancia no importan mucho. Las personas mayores debemos enseñar lo que es correcto (sana doctrina), ser “respetables, sensatos, bien cimentados en la fe, en el amor y la paciencia.”  ¿He aprendido sobre mi fe hasta el punto de poder enseñarla o defenderla?

 

También San Pablo se dirige a las “ancianas” diciendo que “sean respetables en su comportamiento, que se abstengan de murmurar y de tomar mucho vino; que, con su buen ejemplo” enseñen a las jóvenes a “amar a sus maridos y a sus hijos, a ser sensatas, castas, sobrias, a cuidar bien de su hogar, a ser bondadosas y obedientes a sus maridos, para que nadie pueda hablar mal del Evangelio.” El ser “obedientes a sus maridos”, implica no que estén bajo control de sus maridos, sino que son ayuda mutua, son una sola carne, compañeros de camino para la vida eterna, que deben amarse mutuamente. Lo más importante es que tanto a hombres como a las mujeres nos está pidiendo vivir en virtud. Nos llama a la santidad (vivir virtud) para que nuestras palabras y acciones lleven a otros a Cristo.

 

¿Enseño lo que es bueno con mis palabras y mi ejemplo? ¿Soy casto en mis pensamientos, palabras y acciones? Ser casto significa que soy fiel a mi estado en la vida (casado, soltero, consagrado).

 

San Pablo le dice a los “jóvenes” que sean modelos “cuando enseñes, hazlo con autenticidad y dignidad, con un lenguaje sano e irreprochable.” Me sorprende el lenguaje que escucho de los jóvenes y mujeres en estos días. Mis padres nos enseñaron que decir malas palabras era un signo de falta de educación y de respeto así mismo. Nos dijeron: “Usa tu inteligencia y aplícala en tu vocabulario. No necesitas usar la vulgaridad cuando tienes otras palabras para expresarte. Solamente la gente con poca inteligencia y mucha vulgaridad usan las groserías.” Cuando escucho a alguien decir malas palabras me acuerdo de sus palabras tan sabias. A menudo adoptamos el lenguaje de aquellos con quienes nos relacionamos regularmente en el hogar, el trabajo y la escuela. Se necesita disciplina para no tomar los malos hábitos de otra persona. Te animo a usar tus palabras y a hablar con “dignidad, con un lenguaje sano e irreprochable” e influyas en la vida de otros para bien y no que tu débil carácter sea influenciado por la mala conducta de otros.

 

Por último, San Pablo dice que la “gracia de Dios se ha manifestado para salvar a todos los hombres” en la persona de Jesucristo porque Él nos ha mostrado el Camino. Él nos ha enseñado la Verdad. Él nos ha dado el camino a la Vida. Ahora depende de nosotros responder y estar preparados cuando Él regrese en gloria o ese momento en que morimos y nos encontremos cara a cara con Él.

 

¿Reflexiono diariamente sobre mis pensamientos, palabras y acciones?

¿Qué me pide el Señor que cambie en mi vida?

 

En el Evangelio de hoy,  nos encontramos frente a un pasaje típicamente Lucano. Jesús está hablando todavía a los apóstoles y, mediante la parábola del siervo (sería más exacto decir “esclavo”), después de haber hablado de la fe, les presenta la necesidad de “hacerse siervos” (una vez más, sería más exacto decir “esclavos”) de todos. Jesús remacha el concepto según el cual, en la lógica del Reino, lo que cuenta no es tanto lo que se hace como la intención, el estilo y el método con que se obra. Jesús no quiere recomendar una humildad genérica ni, menos aún, “interesada”; le interesa, más bien, lo que sus apóstoles piensan y pretenden hacer cuando se ponen a su servicio y al de su causa. Dios no tiene necesidad de nosotros ni de nuestras ayudas, pero desea tener colaboradores que estén en plena sintonía con su proyecto de salvación, que -aquí y ahora- se personifica en Jesús de Nazaret.

 

“Esclavos inútiles” (v.10) o bien ordinarios, simples, etc. Hay incluso quien traduce el adjetivo griego “inútil” con la expresión non profit: una traducción que, desde cierto punto de vista, nos ayuda a captar la identidad del esclavo evangélico. Ahora bien, lo que Jesús quiere enseñar, es decir, fijar en el corazón de sus discípulos, es la actitud que Él hará suya la víspera de su pasión: arremangarse la ropa, servir a los hermanos y, al final, considerarse y declararse con toda sinceridad “esclavos inútiles” (cf. Lc 22, 24-27; Jn 13, 1-17). Hay algo paradójico en esta enseñanza de Jesús: sus palabras son duras; sin embargo, expresan lo más genuino que hay en el Evangelio.

 

¿Has hecho lo que tenías que hacer?

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre. #177

 

Nuestra santa de la trivia del día de hoy nació en 1850 en Italia en una familia acomodada. Desde pequeña, al escuchar lecturas misioneras, quiso ir a predicar a tierras extranjeras, pero sus padres la enviaron a estudiar para profesora con las religiosas de Arluno.

 

En 1870 murieron sus padres y con el tiempo nuestra santa buscó ingresar a la congregación donde realizó sus estudios, pero no fue admitida por su mala salud. Intentó en otra congregación pero tampoco la recibieron.

 

El Obispo y un sacerdote amigo la invitaron a entrar en el orfanato “Casa de la Providencia”, donde la fundadora llamada Tondini había realizado una mala administración. La Santa aceptó y con un grupo de compañeras fundó a las Hermanas Misioneras del Sagrado Corazón, bajo la inspiración de San Francisco Javier.

 

La conducta de Tondina, quien al parecer estaba mal de la cabeza, se convirtió en escándalo público. El Obispo aconsejó a nuestra santa a salir como misionera y cerró el orfanato. La madre con sus fieles compañeras se trasladaron a un convento franciscano que estaba vacío. Redactó las reglas, el Obispo las aprobó y así abrió otras casas.

 

Viajó a Roma para obtener la aprobación de su congregación en la Santa Sede y algunos obispos, entre los que estaba el Arzobispo de Nueva York, le pidieron que enviara sus religiosas a Estados Unidos. Nuestra santa por aquel entonces tuvo un sueño que se lo contó al Papa León XIII y el Pontífice la animó a ir al occidente y no a China.

 

A pesar de su miedo al agua por haber caído a un río siendo niña, cruzó el Atlántico y llegó a Nueva York en 1889. Allí se encontró con una realidad pastoral muy dura ya que había una gran multitud de pobres europeos que habían emigrado a los Estados Unidos; y los sacerdotes en su mayoría estaban allí por mala conducta.

 

El Arzobispo tuvo problemas para recibirlas y les dijo que lo mejor era que volvieran a Italia. Nuestra Santa decidida y firme le respondió que el Papa la había enviado a allí y que se iba a quedar. En poco tiempo la Santa obtuvo ayuda para iniciar un orfanato y consiguió casa para sus religiosas.

 

Poco a poco la congregación se fue expandiendo en Estados Unidos, ayudando con mucha caridad a los emigrantes y a todos los necesitados. La gente que trataba con ella la admiraba y la quería. Aunque era estricta, nuestra santa tenía un gran sentido de justicia.

 

“Ámense unas a otras. Sacrifíquense constantemente y de buen grado por sus hermanas. Sean bondadosas; no sean duras ni bruscas, no abriguen resentimientos; sean mansas y pacíficas”, solía decir a sus religiosas.

 

Por su actividad misionera tuvo que viajar a Nicaragua, Argentina, Costa Rica, Panamá, Chile, Brasil, Francia e Inglaterra.

 

En 1907 finalmente aprobaron las constituciones de su congregación que ya estaba en ocho países con más de mil religiosas en escuelas, hospitales y otras instituciones.

 

Más adelante la salud de nuestra Santa  empezó a decaer y partió a la Casa del Padre el 22 de diciembre de 1917.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

Padre Enrique García Elizalde

Lunes XXXII del Tiempo Ordinario

Evangelio según san Lucas 17, 1-6

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No es posible evitar que existan ocasiones de pecado, pero ¡ay de aquel que las provoca! Más le valdría ser arrojado al mar con una piedra de molino sujeta al cuello, que ser ocasión de pecado para la gente sencilla. Tengan, pues, cuidado.

Si tu hermano te ofende, trata de corregirlo; y si se arrepiente, perdónalo. Y si te ofende siete veces al día, y siete veces viene a ti para decirte que se arrepiente, perdónalo”.

Los apóstoles dijeron entonces al Señor: “Auméntanos la fe”. El Señor les contestó: “Si tuvieran fe, aunque fuera tan pequeña como una semilla de mostaza, podrían decirle a ese árbol frondoso: ‘Arráncate de raíz y plántate en el mar’, y los obedecería”.

 

========================

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de noviembre la trivia de la vida de los santos del #165 al #194. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

El fragmento evangélico de hoy se vertebra en torno a tres temas: el escándalo, el perdón y la fe. La enseñanza de Jesús, recogida por el evangelista Lucas, toca tres temas que, sin embargo, requieren ser considerados de una manera unitaria.

 

La primera actitud fundamental que caracteriza la vida del verdadero discípulo consiste en no provocar nunca que alguien se aleje del camino que ha emprendido, a causa de una opción suya individualista y egocéntrica. Se trata del escándalo evangélico contra el que Jesús lanza uno de sus más terribles “ayes”. El Señor no puede soportar la actitud de quienes, en virtud de algunas de sus opciones, no sólo ponen en peligro su propia salvación, sino que acaban comprometiendo también la de otros, sobre todo de los más “pequeños” (v.2).  ¿He sido ocasión/causa de pecado por mi egoismo?   No sólo es preciso evitar el escándalo, sino que es indispensable perdonar a todos, siempre, a cualquier precio (vv.3b-4). Debemos de tratar de “corregir” al hermano para que este “se arrepienta,” y lo perdonemos. Sabemos bien que el perdón es signo del verdadero amor. Tenemos una clara demostración en el modo en que Dios nos manifiesta su amor. También Jesús, que es la encarnación histórica del amor del Padre, ofreció en su vida terrena el perdón a todos los que lo necesitaban.

 

Como culminación de su enseñanza, Jesús hace el elogio de la fe. Ésta, aunque sea pequeña, puede expresar su maravillosa y misteriosa energía incluso de modo milagroso. Los apóstoles le piden que les aumenten la fe, y Jesús les responde declarando la extraordinaria eficacia de la misma cuando es genuina y auténtica (v.6).

 

La liturgia de hoy nos invita a concentrar la meditación en tres personajes: los pequeños, el hermano y los apóstoles. Pasando revista a estas tres categorías de personas podemos reapropiarnos de la espiritualidad Evangélica, una espiritualidad que puede iluminar toda nuestra vida.

 

Sabemos que, históricamente, los pequeños fueron el objeto privilegiado de la atención de Jesús: no sólo fueron los destinatarios preferentes de su enseñanza, sino que personifican sacramentalmente su presencia entre nosotros. ¡Ay de quien se permita escandalizarlos! Ellos deberían de ser el objetivo primario o mayor de nuestro servicio.

 

¿De qué manera amas y atiendes a los más indefensos que están a tu alrededor?

 

El hermano del que habla este fragmento evangélico no es una mera abstracción, sino una persona de carne y hueso; más aún, un pobre pecador que, sin embargo, es capaz de penetrar su pecado con un sentimiento de arrepentimiento. También nosotros, como Jesús, estamos llamados a ofrecerle a él, a ella, el don del perdón como el gesto más hermoso y capaz de restablecer unas relaciones humanas serenas y armoniosas.

 

¿A qué hermano debo de perdonar para que pueda tener paz en mi corazón y pueda sanar?

 

Por último, los apóstoles: éstos, a pesar de la singularidad de su misión, advierten que aún les falta fe, esa fe que podría ponerles en plena sintonía con el Maestro. Desde esta perspectiva también son un gran modelo para nosotros, que siempre tenemos necesidad de purificar la fe que se nos ha dado. Por pequeña o grande que sea, la fe posee y desprende una energía superior a toda capacidad humana; es milagrosa no tanto porque puede realizar cosas extraordinarias sino porque pone en acción un poder divino.

 

¿Tengo la fe de que nada es imposible para Dios?

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre. #176 

 

El santo de la trivia del día de hoy es de Sahuayo, Michoacán y nació el 28 de marzo de 1913. Murio a los 14 años de edad el 10 de febrero de 1928. Fue un joven cristero, procesado y ejecutado por oficiales del gobierno mexicano, durante la Guerra Cristera en México.​ Fue canonizado por el papa Francisco el 16 de octubre de 2016​ en Roma, junto a otros seis beatos, entre ellos el argentino Cura Brochero.

 

Nuestro santo se integró a las vanguardias del grupo local de la Acción Católica de la Juventud Mexicana  en Guadalajara, Jalisco. Cuando estalló la Guerra Cristera en 1926, sus hermanos se unieron a las fuerzas cristeras, pero su madre no le permitió unirse a él debido a su corta edad. El general Prudencio Mendoza, también rechazó que se enlistara. Nuestro santo niño insistió que quería tener la oportunidad de participar defendiendo su fe. Las palabras que convencieron a su madre para que lo dejasen ir fueron las siguientes “Nunca ha sido tan fácil ganarse el cielo como ahora“.

 

Durante una lucha muy dura el 6 de febrero de 1928, el caballo del general Guízar Morfín fue impactado por las balas enemigas y  nuestro santo le dio su caballo diciéndole, “Aquí está mi caballo. Usted hace más falta a la causa que yo”.

 

Cuatro días después, el viernes 10 de febrero lo sacaron de la parroquia al mesón general del ejército federal. Allí le desollaron las plantas de los pies, y lo obligaron a caminar descalzo con los pies desollados sangrando por la calle hasta llegar al panteón Municipal.

 

Durante todo el trayecto, nuestro santo iba dando gritos y vivas a Cristo Rey y a la Virgen de Guadalupe. Llorando pero a la vez rezando por el camino, le fue señalada su tumba y poniéndose al pie de ella fue sometido a ahorcamiento y acuchillamiento por sus verdugos. Uno de ellos le preguntó: “¿Qué quieres que le digamos a tus padres?” Nuestro santo respondió con voz de mucha fatiga: “Que viva Cristo Rey y que en el cielo nos veremos”. El verdugo sacó su pistola y lo mató de un tiro en la sien. Eran las 11:30 de la noche en Sahuayo, Michoacán.

 

Celebramos su fiesta el 10 de febrero. La ceremonia de canonización se llevó a cabo el 16 de octubre de 2016. Recomiendo ampliamente ver la película Cristiada o el título en inglés “For Greater Glory”.

Carta desde la prisión a su madre:

 

Querida mamá: Fui hecho prisionero en combate en este día. Creo que en los momentos actuales voy a morir, pero no importa, mamá. Resígnate a la voluntad de Dios. No te preocupes por mi muerte, que es lo que me mortifica; antes diles a mis hermanos que sigan el ejemplo que les dejó su hermano el más chico. Y tú has la voluntad de Dios, ten valor y mándame la bendición juntamente con la de mi padre. Saluda a todos por última vez y tú recibe el corazón de tu hijo que tanto te quiere y verte antes de morir deseaba.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

Padre Enrique García Elizalde

Domingo XXXII del Tiempo Ordinario (Ciclo B)

 Lectura del Santo Evangelio según san Marcos 12, 38-44

 

En aquel tiempo, enseñaba Jesús a la multitud y le decía: “¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con amplios ropajes y recibir reverencias en las calles; buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; se echan sobre los bienes de las viudas haciendo ostentación de largos rezos. Éstos recibirán un castigo muy riguroso”.

En una ocasión Jesús estaba sentado frente a las alcancías del templo, mirando cómo la gente echaba allí sus monedas. Muchos ricos daban en abundancia. En esto, se acercó una viuda pobre y echó dos moneditas de muy poco valor. Llamando entonces a sus discípulos, Jesús les dijo: “Yo les aseguro que esa pobre viuda ha echado en la alcancía más que todos. Porque los demás han echado de lo que les sobraba; pero ésta, en su pobreza ha echado todo lo que tenía para vivir”.

 

=======

 

viuda generosa

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de noviembre la trivia de la vida de los santos del #165 al #194. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

El texto del Evangelio de hoy presenta un deslumbrante contraste. Por un lado, aparece la arrogancia de los escribas contra la cual previene Jesús a sus discípulos. A Jesús le  molesta la soberbia desmedida de los escribas, su insaciable vanidad así como su an­sia de honores. Visten de manera especial (amplios ropajes), distinta de los demás, y buscan las muestras de respeto (reverencias) de la gente en los lugares públicos (en las calles). Han utilizado su propia investidura religiosa para obtener un lugar privilegiado en medio de la población y han usado la Ley y sus enseñanzas para su conveniencia.

 

¿Cuántas veces hemos caído en este tipo de arrogancia y nos sentimos únicos o la crema innata de la Iglesia?

 

Lo más peligroso de esta actitud es que enmascara posturas de autoritarismo o intransigencia. “… buscan los asientos de honor en las sinagogas y los primeros puestos en los banquetes…”   Su obsesión por sobresalir, les hacía buscar los primeros puestos, ponerse por delante de los demás, ocupar un lugar destacado tanto en los ámbitos religiosos (en las sinago­gas) como en los civiles (en los banquetes).

 

Muchas personas creen que para ser “alguien” en la vida es necesario estar “arriba” o pasar por encima de los demás. Entienden el éxito como la capacidad de “ganar más”, de “llegar primero”, de “saber” o “poseer” más que los demás. Buscan ser “los primeros”. ¿Primeros para qué? Para sentirse más que los demás y no para servir. ¡Eso lleva a la perdición y frustración, al vacío y una vida llena de egoísmo!

 

Jesús propone lo contrario a sus discípulos: “el que quiera entre ustedes ser el primero, tiene que ser servidor de todos ” (10, 44), seguir su ejemplo: “porque tampoco el Hijo del hombre ha venido para ser servido, sino para servir” (10, 45). ¿Estamos educando a nuestros hijos y a las nuevas generaciones, a ser servidores de todos?  ¡Claro que no! ¿Por qué? Porque estamos buscando nuestra realización e identidad en el lugar equivocado. Eso solamente se encuentra en nuestra dignidad de Hijos amados de Dios.

 

“…«se echan sobre los bienes de las viudas haciendo ostentación de largos rezos. Éstos recibirán un castigo muy riguroso»…” Jesús denuncia su hipocresía y les echa en cara que se aprovechan de gente desamparada e indefensa. San Juan Pablo II denuncia este tipo de avaricia en los sistemas económicos macromundiales, dirigidos, especialmente, a enriquecer al más rico y a hacer más miserables a los pobres (ver Encíclica Sollicitudo rei socialis, 16c.) Nuestra sociedad y la macroeconomía están urgidas de moral y la presencia del Evangelio. Jesús nos invita a ser coherentes y no caer en la hipocresía. ¿Cuántas actitudes  explotadoras  tenemos contra los demás y estamos sentados en la iglesia, comulgando y dándonos golpes de pecho?

 

Frente a esta imagen de avaricia y vanidad, de hipocresía y abuso, Jesús nos presenta la imagen de la viuda que “echó dos moneditas de muy poco valor”. Jesús, el Maestro, resalta el “valor”: “dar lo que se tiene para vivir, no lo que se tiene de sobra”. La viuda expresa su amor incondicional a Dios y su absoluta confianza en Él. Ella da todo lo que tiene… Y aún le queda Dios. Los otros dan lo que les sobra y vuelven, sin embargo, vacíos a su casa. Ese es el contraste más significativo. Y la recompensa más grande.

 

La viuda es imagen del verdadero discípulo de Jesús: Llamado, en su pequeñez, a dar todo lo que tiene, a darse a sí mismo, abandonarse en las manos providentes de Dios.

 

Nuestra realización e identidad como discípulos de Cristo empieza desde nuestro bautismo al ser Hijos amados de Dios.

 

¿Revisemos nuestra actitud con los demás, es como la de los fariseos o  la de la viuda?

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre. #175 

 

Nuestra santa de la trivia del día de hoy nació alrededor del siglo VI en el condado de Clare en Irlanda.  Es conocida como Sta. Gobnait pero además es conocida por otros dos nombres.

Según la tradición, la familia de nuestra santa siempre estaba peleando. Esto hizo que se escapara de casa para establecerse en Inis Oirr en las Islas Aran. Después de un tiempo, un ángel se le apareció a ella y le dijo que este no era su lugar de resurrección. Debía dirigirse tierra adentro para encontrar el lugar donde pasaría el resto de su vida. El ángel le dijo a nuestra santa que este lugar estaría marcado con la presencia de nueve venados blancos.

Nuestra santa partió en busca de los ciervos a lo largo de los condados de la costa sur. Su viaje ahora está marcado por iglesias y pozos sagrados que se le dedican a lo largo del camino.

Finalmente encontró la manada de ciervos en Ballyvourney, Condado de Cork, ahora conocida como St. Gobnet’s Wood.

Nuestra santa (Deborah, segundo nombre, recordemos que se le conoce por tres nombres)  pasaría el resto de su vida terrenal dedicada al servicio pastoral y al trabajo caritativo cristiano. Se cree que su hermano, San Abban, se unió a ella para ayudar a sentar las bases de un convento, colocando a nuestra santa como su abadesa, o madre superiora de la comunidad de mujeres religiosas. Ella también pasó gran parte de su tiempo cuidando a los enfermos.

Según el folclore y el simbolismo religioso celtas tempranos, el alma se separa del cuerpo en forma de abeja o mariposa. Por lo tanto, no es sorprendente que, dada su profunda fe cristiana y su creencia en la Resurrección, nuestra santa también se convirtió en una apicultora. Se dice que ella desarrolló una relación poderosa con las abejas y usaría su miel para tratar enfermedades y curar heridas. Ella se hizo conocida por sus milagros en las abejas de sus colmenas y usándolos para ahuyentar el mal. Algunas leyendas piadosas incluso afirman que las abejas se transformaron en soldados, y que sus colmenas se convirtieron en cascos.

Nuestra Santa es la santa patrona de las abejas y los apicultores. A menudo se la presenta rodeada de abejas o llevando un panal.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

Padre Enrique García Elizalde

Sábado XXXI del Tiempo Ordinario

Evangelio según san Lucas 16, 9-15

 

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Con el dinero, tan lleno de injusticias, gánense amigos que, cuando ustedes mueran, los reciban en el cielo. El que es fiel en las cosas pequeñas, también es fiel en las grandes; y el que es infiel en las cosas pequeñas, también es infiel en las grandes. Si ustedes no son fieles administradores del dinero, tan lleno de injusticias, ¿quién les confiará los bienes verdaderos? Y si no han sido fieles en lo que no es de ustedes, ¿quién les confiará lo que sí es de ustedes?

No hay criado que pueda servir a dos amos, pues odiará a uno y amará al otro, o se apegará al primero y despreciará al segundo. En resumen, no pueden ustedes servir a Dios y al dinero”.

Al oír todas estas cosas, los fariseos, que son amantes del dinero, se burlaban de Jesús. Pero él les dijo: “Ustedes pretenden pasar por justos delante de los hombres; pero Dios conoce sus corazones, y lo que es muy estimable para los hombres es detestable para Dios”.

 

===================

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre, cada día publicaré la vida de un santo y deberás de enviar tus respuestas del mes correspondiente al correo electrónico penriquegarcia@gmail.com del 1º  al 5 de cada mes.  Los resultados se publicaran el día 10 de cada mes.  ¿Aceptas el Reto de la Trivia de la Vida de los Santos? Para el mes de noviembre la trivia de la vida de los santos del #165 al #194. ¡ESPERO SUS RESPUESTAS!

 

Al terminar la parábola anterior (administrador astuto, Lc 16, 1-8) toma Jesús la palabra y explica su enseñanza, en primer lugar, encontramos una referencia explícita a la muerte (“cuando ustedes mueran”),  al momento de que cada uno de nosotros  muera el dinero perderá su valor porque se nos quitará la administración de todos nuestros bienes, perderemos toda posibilidad de negociar y alcanzar el cielo con los dones que hemos recibido (v. 9). En segundo lugar, se nos dirige una invitación a la fidelidad frente al peligro de la deshonestidad: “El que es fiel en las cosas pequeñas, también es fiel en las grandes.” (vv. 10ss). Se trata de un discurso sapiencial mediante el que Jesús se preocupa de pedirnos nuestra adhesión libre y gozosa al ideal de la pobreza evangélica. En efecto, la caridad si no se conjuga con la pobreza, difícilmente asume los caracteres del ideal evangélico.

 

Jesús enuncia además una verdad apodíctica: “Ningún criado puede servir a dos amos, pues odiará a uno y amará a otro, o será fiel a uno y despreciará al otro. En resumen, no pueden  servir a Dios y al dinero” (v. 13). No hay escapatoria, no hay alternativa posible para el verdadero discípulo de Jesús. Amar al primero es odiar al segundo y, sobre todo, se traduce de manera espontánea en servicio, porque un amor que no se vuelva servicial no es un amor verdadero. Jesús lo demostró con su vida antes de enunciarlo con sus palabras. Por último, frente a los fariseos, que se consideran “hombres de bien ante la gente” (v. 15), Jesús nos invita a la humildad para ser auténticos discípulos misioneros suyos. La caridad, el servicio y la humildad no pueden separarse porque amar es servir y hay que servir con humildad.

 

¿Eres fiel y cuidadoso en las cosas pequeñas que Dios te ha confiado  para que te confíe también las grandes?

¿Está Dios ocupando el lugar Principal en nuestra vida, o hay algo o alguien más ocupando el lugar que le corresponde?

 

Reto Trivia Vida de los Santos del mes de noviembre. #174 

 

El significado del nombre de Nuestro santo de la trivia del día significa: “el que está consagrado al Señor”, nació en Riva del Piamonte, Italia, en 1842. Era hijo de un campesino y desde niño manifestó deseos de ser sacerdote. San Juan Bosco empezó a preparar a algunos jóvenes para el sacerdocio, con objeto de que le ayudaran en su trabajo en favor de los niños abandonados de Turín, entonces el párroco de nuestro santo se lo recomendó a San Juan Bosco. En el primer encuentro que tuvieron los dos, se sintió muy impresionado por la evidente santidad de este pequeño, quien ingresó en octubre de 1854 en el Oratorio de San Francisco de Sales de Turín, a los doce años de edad.

 

Uno de los recuerdos imborrables que dejó nuestro pequeño santo en el Oratorio fue el grupo que organizó en él. Se llamaba la Compañía de María Inmaculada. Sin contar los ejercicios de piedad, el grupo ayudó a Don Bosco en trabajos tan necesarios como la limpieza de los pisos y el cuidado de los niños difíciles. En 1859, cuando Don Bosco decidió fundar la Congregación de los Salesianos, organizó una reunión; entre los veintidós presentes se hallaban todos los iniciadores de la Compañía de la Inmaculada Concepción, excepto nuestro santo, quien había partido a la casa del Padre celestial dos años antes.

 

Poco después de su llegada al Oratorio, nuestro pequeño santo tuvo oportunidad de impedir que dos chicos se peleasen a pedradas. Presentándoles su pequeño crucifijo, les dijo: “Antes de empezar, mirad a Cristo y decid: ‘Jesucristo, que era inocente, murió perdonando a sus verdugos; yo soy un pecador y voy a ofender a Cristo tratando de vengarme deliberadamente’. Después podéis empezar arrojando vuestra primera piedra contra mí”. Los dos bribonzuelos quedaron avergonzados.  Fue fiel en las cosas pequeñas y alcanzo la más grande: EL CIELO.

 

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

 

En Cristo y Santa María de Guadalupe

 

Padre Enrique García Elizalde