Solemnity of the Epiphany of the Lord (January 3, 2021)

MATTHEW 2:1-12

When Jesus was born in Bethlehem of Judea,
in the days of King Herod, 
behold, magi from the east arrived in Jerusalem, saying, 
“Where is the newborn king of the Jews?
We saw his star at its rising
and have come to do him homage.”
When King Herod heard this,
he was greatly troubled, 
and all Jerusalem with him.
Assembling all the chief priests and the scribes of the people, 
He inquired of them where the Christ was to be born.
They said to him, “In Bethlehem of Judea, 
for thus it has been written through the prophet:
And you, Bethlehem, land of Judah,
are by no means least among the rulers of Judah;
since from you shall come a ruler,
who is to shepherd my people Israel.”
Then Herod called the magi secretly 
and ascertained from them the time of the star’s appearance.
He sent them to Bethlehem and said, 
“Go and search diligently for the child.
When you have found him, bring me word, 
that I too may go and do him homage.”
After their audience with the king they set out.
And behold, the star that they had seen at its rising preceded them, 
until it came and stopped over the place where the child was.
They were overjoyed at seeing the star, 
and on entering the house
they saw the child with Mary his mother.
They prostrated themselves and did him homage.
Then they opened their treasures 
and offered him gifts of gold, frankincense, and myrrh.
And having been warned in a dream not to return to Herod, 
they departed for their country by another way.

==================================================

Develop your talent, offer it creatively and you’ll see what happens in your life!

Today the Church celebrates the Epiphany. Officially, Epiphany falls on January 6, twelve days after Christmas, but the Church moves it to the nearest Sunday so that more people will take part in this important celebration. The word “epiphany” means “a moment of sudden revelation or insight”. We often say, “I had an epiphany!” Jesus was consistently revealing Himself as the Son of God throughout His life on earth, so we celebrate this Epiphany with the magi as the first of many epiphanies.

We have heard the story of the magi many times and we can lose the significance of their arrival in Bethlehem. They’re pagans, but they came “to do him homage” and they bring Him their best gifts. This was not a normal occurrence at all. They had been studying the prophecies and everything pointed to this child in Bethlehem as their fulfillment.

King Herod was not the only one that was “greatly troubled” by the birth of Jesus. Scripture says that “all Jerusalem” was concerned as well. Was this child a threat to everyone? There was good reason for everyone to take notice of this child, for He was the author of creation and would change human history forever. Only those who are focused on themselves see Jesus as a threat. For others, He is the answer to our prayers.

Herod sent the magi to do homage to this newborn baby, but secretly he wanted to find the boy and kill him. This little baby posed a great threat to Herod’s power. If only Herod knew to worship the child rather than try to kill Him, Jesus would have made Herod a better king. The star led the magi to Jesus, Mary and Joseph. “They prostrated themselves and did him homage,” offering him their most precious treasures of gold (for a king), frankincense (for God) and myrrh (for one who was going to die). They did not return to Herod as he demanded, but we were warned in a dream to return to their country another way.

What can we learn from this story?

1) The magi were actively looking for the star, and when they saw it, they traveled a long distance to see Jesus. Some people make great sacrifices to worship the Lord. Some people will wake up at 4am to go golfing, but have a difficult time waking up for an 11am Mass. Am I willing to wake up early to pray or go to church? Think in one of your goals will be to pray for an hour each day. If that is too much, start somewhere and begin to increase. Can you commit to making sacrifices to worship Jesus every day? Are we aware of the times that we encounter Jesus in others, in the Eucharist, in nature and other ways throughout the day?

2) The kings offered Jesus their most precious gifts. We can offer to Jesus our time, talent and treasure. God has given us many talents such as cooking, playing sports well, singing, playing an instrument like the piano, being helpful, friendly, teaching others, or being patient with the children. How am I going to offer the talents that God has given me to build His kingdom here on earth? Do I put my talents at the service of His Church? Do I bring to Jesus my finest gifts, especially the gift of myself with all my time, talent, and treasure? We can offer Jesus more time in prayer, visit the Blessed Sacrament, go to Mass more often, read the Bible, read a good spiritual book, or do some of the spiritual or corporal works of mercy. Do I hold anything back from Jesus? Do I trust the Lord enough to offer everything to Him? Do I measure out carefully what I give to the Lord or do I surrender everything to Him?  St. Paul is a great example for us. He received freely from the Lord and freely he preached the Gospel, offering everything back to the Lord and His people. St. John Paul II was an athlete, a philosopher, a playwright, and he offered everything to the Lord and changed the world. The saints are sinners like you and me who offered to Jesus everything that Jesus had already given to them. I believe that every good thing can be traced back to the generosity of God. What good things do you have that cannot be traced back to the generosity of God to you?

3) The kings went back by a different route after meeting Jesus. When we meet Jesus our hearts are changed forever and we will never be the same. We should reflect on whether our thoughts, desires, actions, friendships, deeds, and motivations bring us closer to Jesus o should we return this year on a different path to grow in holiness. Have I allowed the Lord to completely transform my life?  Have I encountered Jesus personally in my life?  Have I gone back to my old way of life after meeting Jesus?  Has my life been changed?  Have I allowed the Lord to completely transform my life?

Let us make Jesus our top priority of 2021. Let us seek Him with our hearts. Let us worship Him freely. Let us offer to Him our very best gifts. I guarantee you will never regret any of these things.

You have a blessed weekend and peace in your heart!

Read the Bible, trust in God’s mercy and your life will be transformed!

In Christ and in St. Mary of Guadalupe

Fr. Enrique GARCIA

Solemnidad de la epifanía del Señor (3 de Enero de 2020)


MATEO 2:1-12

Jesús nació en Belén de Judá, en tiempos del rey Herodes. Unos magos de oriente llegaron entonces a Jerusalén y preguntaron: “¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos surgir su estrella y hemos venido a adorarlo”.

Al enterarse de esto, el rey Herodes se sobresaltó y toda Jerusalén con él. Convocó entonces a los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: “En Belén de Judá, porque así lo ha escrito el profeta: Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres en manera alguna la menor entre las ciudades ilustres de Judá, pues de ti saldrá un jefe, que será el pastor de mi pueblo, Israel”.

Entonces Herodes llamó en secreto a los magos, para que le precisaran el tiempo en que se les había aparecido la estrella y los mandó a Belén, diciéndoles: “Vayan a averiguar cuidadosamente qué hay de ese niño y, cuando lo encuentren, avísenme para que yo también vaya a adorarlo”.

Después de oír al rey, los magos se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto surgir, comenzó a guiarlos, hasta que se detuvo encima de donde estaba el niño. Al ver de nuevo la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre, y postrándose, lo adoraron. Después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Advertidos durante el sueño de que no volvieran a Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

=============

¡Desarrolla tu talento, ofrécelo creativamente y verás lo que pasa en tu vida!

Hoy la Iglesia celebra la Epifanía. Oficialmente, la Epifanía cae el 6 de enero, doce días después de Navidad, pero la Iglesia la traslada al domingo más cercano para que más personas participen en esta importante celebración. La palabra “epifanía” significa “un momento de revelación o perspicacia repentina”. A menudo decimos: “¡Tuve una epifanía!” Jesús se estaba revelando constantemente como el Hijo de Dios a lo largo de Su vida en la tierra, por lo que celebramos esta Epifanía con los magos como el primero de muchas epifanías.

Hemos escuchado la historia de los magos muchas veces y podemos perder el significado de su llegada a Belén. Son paganos, pero vinieron “a rendirle homenaje” y a traerle sus mejores regalos. Esto no fue un hecho normal en absoluto. Ellos habían estado estudiando las profecías y todo apuntaba a este niño de Belén como su cumplimiento.

El rey Herodes no fue el único que estaba “muy turbado” por el nacimiento de Jesús. La Escritura dice que “toda Jerusalén” también estaba turbada. ¿Era este niño una amenaza para todos? Había una buena razón para que todos tomaran nota de este niño, porque Él era el autor de la creación y cambiaría la historia de la humanidad para siempre.  Sólo aquellos que están enfocados en sí mismos ven a Jesús como una amenaza. Para otros, Él es la respuesta a nuestras oraciones.

Herodes envió a los magos a rendir homenaje a este bebé recién nacido, pero en secreto quería encontrar al niño y matarlo. Este pequeño bebé representaba una gran amenaza para el poder de Herodes. Si solo Herodes supiera adorar al niño en lugar de tratar de matarlo, Jesús habría hecho de Herodes un rey mejor. La estrella llevó a los magos a Jesús, María y José. “Se postraron y le rindieron homenaje”, ofreciéndole sus tesoros más preciados de oro (para un rey), incienso (para Dios) y mirra (porque iba a sufrir y a morir). No regresaron a donde estaba Herodes como él exigió, pero les advirtieron en un sueño que regresáramos a su país por otro camino.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

1) Los magos buscaban activamente la estrella, y cuando la vieron, viajaron una gran distancia para ver a Jesús. Algunas personas hacen grandes sacrificios para adorar al Señor. Algunas personas se despertarán a las 4 de la mañana para ir a jugar golf, pero tienen dificultades para despertarse para una misa de las 11 de la mañana. ¿Estoy dispuesto a levantarme temprano para orar o ir a la iglesia? Piensa que uno de tus propósitos de año nuevo sea rezar durante una hora cada día. Si eso es demasiado, comienza en algún punto y empieza a aumentar. ¿Puedes comprometerte a hacer sacrificios para adorar a Jesús todos los días? ¿Somos conscientes de los tiempos en que encontramos a Jesús en los demás, en la Eucaristía, en la naturaleza y en otros caminos a lo largo del día?

2) Los reyes ofrecieron a Jesús sus dones más preciados. Podemos ofrecer a Jesús nuestros talentos, tiempo y tesoro. Dios nos ha dado muchos talentos como el cocinar, jugar bien algún deporte, cantar, tocar algún instrumento como el piano, ser servicial, amigable, organizado, enseñar bien a los demás, ser paciente con los niños, etc. ¿Cómo voy a ofrecer los talentos que Dios me ha dado para construir su Reino aquí en la tierra? ¿Mis talentos los pongo al servicio de Su Iglesia?  ¿Le ofrezco a Jesús mis mejores dones, especialmente el don de mí mismo con todos mis talentos? Podemos ofrecerle más tiempo a Jesús en la oración, visitar el Santísimo Sacramento, ir más de seguido a Misa, leer la biblia o un buen libro espiritual, o hacer alguna de las obras espirituales o corporales de misericordia, etc. ¿Le oculto algo a Jesús? ¿Confío lo suficiente en el Señor para ofrecerle todo? ¿Mido cuidadosamente lo que doy al Señor o se le entrego todo a Él? San Pablo es un gran ejemplo para nosotros. Recibió gratuitamente del Señor y libremente predicó el Evangelio, ofreciendo todo de nuevo al Señor y a su pueblo. San Juan Pablo II fue un atleta, un filósofo, un dramaturgo, y ofreció todo al Señor y cambió el mundo. Los santos son pecadores como tú y yo que ofrecieron a Jesús todo lo que Dios les había dado. ¿Qué cosas buenas tienes que no las hayas recibido de Dios? La genta más feliz es la más generosa, la más tacana es menos.  

3)    Los reyes regresaron por un camino diferente después de conocer a Jesús. Cuando nos encontramos con Jesús, nuestros corazones cambian para siempre y nunca volveremos a ser iguales. Deberíamos de reflexionar sobre si nuestros pensamientos, deseos, acciones, amistades, obras y motivaciones nos acercan más a Jesús o deberíamos de regresar este año por diferente camino para crecer en santidad. ¿He permitido que el Señor transforme mi vida por completo?  ¿He encontrado personalmente a Jesús en mi vida?  ¿He vuelto a mi antigua forma de vida después de conocer a Jesús?  ¿Jesús ha cambiado mi vida?  ¿He permitido que el Señor transforme completamente mi vida?

Hagamos de Jesús nuestra máxima prioridad de este año 2021. Busquémoslo con todo nuestro corazón. Adorémoslo libremente. Ofrezcamos a Él nuestros mejores dones. Les garantizo que nunca se arrepentirán de ninguna de estas cosas.

¡Que tengan un fin de semana lleno de bendiciones y paz en su corazón!

¡Lea la Biblia, confíe en la misericordia de Dios y su vida se transformará!

En Cristo y Santa María de Guadalupe

P. Enrique García Elizalde

January 2, 2021 – Memorial of Saints Basil the Great and Gregory Nazianzen, Bishops and Doctors of the Church

1 John 2:22-28

Beloved:
Who is the liar?
Whoever denies that Jesus is the Christ.
Whoever denies the Father and the Son, this is the antichrist.
Anyone who denies the Son does not have the Father,
but whoever confesses the Son has the Father as well.

Let what you heard from the beginning remain in you.
If what you heard from the beginning remains in you,
then you will remain in the Son and in the Father.
And this is the promise that he made us: eternal life.
I write you these things about those who would deceive you.
As for you,
the anointing that you received from him remains in you,
so that you do not need anyone to teach you.
But his anointing teaches you about everything and is true and not false;
just as it taught you, remain in him.

And now, children, remain in him,
so that when he appears we may have confidence
and not be put to shame by him at his coming.

====================

Develop your talent, offer it creatively and you will see what happens in your life!

As we continue in this wonderful time of Christmas and the New Year, we have a sense of new beginnings all around us.  God gives us many new beginnings, chances to start over – a new year and the Sacrament of Reconciliation are two of them.  Let’s make 2021 the best year we’ve ever had spiritually and physically.

This language from the 1st letter of St. John can get a little confusing.  He keeps telling us to remain in Jesus.  What does he mean?

Jesus gave us the Eucharist, the bread of life to eat physically.  Jesus said to them, “Amen, amen, I say to you, unless you eat the flesh of the Son of Man and drink his blood, you do not have life within you.” (John 6:53) When we receive the Eucharist, we remain in Jesus in a physical and spiritual way.

There are other ways that we can remain in Jesus. Just like a tree that is planted near a never-ending water supply, we can plant ourselves by the living water of Jesus by investing time in prayer, especially praying with the Scriptures, receiving regularly the Sacraments of Eucharist and Reconciliation, studying the teaching of the faith, and being a part of a community of believers that inspire us to holiness. (see Acts 2:42) 

The more time we spend with someone, the better we get to know them.  In fact, we often take on characteristics of our friends and family when we spend a lot of time with them. Married couples start to talk alike, walk alike and think alike. Best friends do the same thing. That is what happens when we remain with Jesus in these different ways – we begin to look like Him, act like Him, talk like Him and love like Him.  That is amazing! St. Paul said, “Be imitators of me, as I am of Christ.” (1 Corinthians 11:1) St. Paul was so united with Jesus that he could confidently invite others to imitate him because he was imitating Christ.

The question is:  am I remaining/abiding in Christ these days?  Life can get very busy, but Covid has dramatically changed our lives. We have more time at home with our family. There are many ways that we can stay connected online to one another and to the Lord through prayer.

Before Covid, I would guess that 95% of the people were too busy. This quarantine may be a gift from God to reorder our lives. How can invest some time in prayer, study, community and the Sacraments?

With the dawn of a new year, I have resolved once again to spend a quiet Holy Hour every day with Jesus in prayer.  I intend to immerse myself in the Bible during this time, as well as just spend quiet time listening to His voice in my heart. I intend to journal for a few minutes at the end of this hour to record what the Lord is speaking to me. Each month I will read this journal as I prepare to go to spiritual direction.

Have you made a New Year’s resolutions? 

What do I need to do less of in 2021 (cell phone, TV, sweets, alcohol, shopping, games) to make room for Jesus? 

What do I need to do more of in 2021 (sleep, exercise, water, prayer, Scripture, Sacraments, study, service) to become a better disciple of Jesus?

I guarantee it will change your life if you give yourself to Jesus more each day.  Remain in Jesus and let Him transform your heart.

You have a blessed weekend full of blessings and peace in your heart!

Read the Bible, trust in God’s mercy and your life will be transformed!

In Christ and St. Mary of Guadalupe


Father Enrique García Elizalde

=============================

Memoria de San Basilio Magno y San Gregorio Nacianceno, Obispos y doctores de la Iglesia

1 Juan 2, 22-28

Hijos míos: ¿Quién es el mentiroso, sino aquel que niega que Jesús es Cristo? Ése es el anticristo, porque niega al Padre y al Hijo. Nadie que niegue al Hijo posee al Padre; pero quien reconoce al Hijo, posee también al Padre.

Que permanezca, pues, en ustedes lo que desde el principio han oído. Si permanece en ustedes lo que han oído desde el principio, también ustedes permanecerán en el Hijo y en el Padre. Ésta es la promesa que él mismo nos hizo: la vida eterna.

Les he escrito esto, pensando en aquellos que tratan de inducirlos al error. Recuerden que la unción que de él han recibido, permanece en ustedes y no necesitan enseñanzas de nadie; esta unción, que es verdad y no mentira, los ilustra a través de todas las cosas; permanezcan, pues, en él, como la unción les enseña.

Así pues, hijos míos, permanezcan en él, para que, cuando él se manifieste, tengamos plena confianza y no nos veamos confundidos por él en el día de su venida.

=============================

¡Desarrolla tu talento, ofrécelo de forma creativa y verás lo que pasa en tu vida!

A medida que continuamos en este maravilloso momento de la Navidad y el Año Nuevo, tenemos una sensación de nuevos comienzos a nuestro alrededor.  Dios nos da muchos nuevos comienzos, posibilidades de empezar de nuevo – un nuevo año y el Sacramento de la Reconciliación son dos de ellos.  Hagamos del 2021 el mejor año que hemos tenido espiritual y físicamente.

Este lenguaje de la primera carta de San Juan puede ser un poco confuso.  Nos sigue diciendo que permanezcamos en Jesús.  ¿Qué quiere decir?

Jesús nos dio la Eucaristía, el pan de vida para comer físicamente.  Jesús les dijo: “Amén, amén, yo les digo, a menos que coman la carne del Hijo del Hombre y beban su sangre, no tienen vida en ustedes.” (Juan 6,53) Cuando recibimos la Eucaristía, permanecemos en Jesús de una manera física y espiritual. 

Hay otras maneras en que podemos permanecer en Jesús. Al igual que un árbol que se planta cerca de un suministro interminable de agua, podemos plantarnos por el agua viva de Jesús invirtiendo tiempo en la oración, especialmente orando con las Escrituras, recibiendo regularmente los Sacramentos de la Eucaristía y la Reconciliación, estudiando las enseñanzas de la fe, y siendo parte de una comunidad de creyentes que nos inspiran a la santidad. (véase Hechos 2, 42)

Cuanto más tiempo pasemos con alguien, mejor lo conoceremos.  De hecho, a menudo tomamos las características de nuestros amigos y familiares cuando pasamos mucho tiempo con ellos. Las parejas casadas empiezan a hablar por igual, caminar igual y pensar por igual. Los mejores amigos hacen lo mismo. Eso es lo que sucede cuando permanecemos con Jesús de estas maneras diferentes: comenzamos a parecernos a Él, a actuar como Él, a hablar como Él y a amar como Él.  ¡Eso es increíble! San Pablo dijo: “Sean imitadores de míos, como yo soy de Cristo.” (1 Corintios 11, 1) San Pablo estaba tan unido a Jesús que podía invitar con confianza a otros a imitarlo porque estaba imitando a Cristo.  

La pregunta es: ¿Estoy permaneciendo en Cristo en estos días?  La vida puede ser muy ocupada, pero el Covid ha cambiado drásticamente nuestras vidas. Tenemos más tiempo en casa con nuestra familia. Hay muchas maneras en que podemos permanecer conectados en línea unos con otros y con el Señor por medio de la oración.

Antes de Covid, supongo que el 95% de las personas estaban demasiado ocupadas. Esta cuarentena puede ser un regalo de Dios para reordenar nuestras vidas. ¿Cómo puedo invertir algún tiempo en la oración, el estudio, la comunidad y los Sacramentos?

Con el despertar de un nuevo año, he decidido una vez más pasar una Hora Santa en frente del Santísimo todos los días. Tengo la intención de sumergirme en la Biblia durante este tiempo, así como simplemente pasar tiempo en silencio escuchando Su voz en mi corazón. Tengo la intención de hacer un diario durante unos minutos al final de esta hora para registrar lo que el Señor me está hablando. Cada mes leeré este diario mientras me preparo para ir a la dirección espiritual.

¿Has hecho una resolución del Año Nuevo? 

¿Qué necesito evitar en 2021 (celular, TV, dulces, alcohol, compras, juegos) para hacer tiempo para Jesús? 

¿Qué debo hacer más en 2021 (dormir, ejercicio, tomar agua, oración, Escritura, Sacramentos, estudio, servicio) para llegar a ser un mejor discípulo de Jesús?

Les garantizo que cambiarán su vida si se entregan más a Jesús cada día. Permanezcan en Jesús y dejen que transforme su corazón.

Señor, conoces mi corazón y mi deseo de encontrar sabiduría, paz, alegría y sobre todo la felicidad. He tratado de encontrar todo ello en las cosas de este mundo, pero siempre me quedo vacío, buscando siempre algo más. Gracias por mostrarme que solo dejándome llevar por tu Santo Espíritu encontraré la verdadera felicidad. Ayúdame durante este nuevo año a buscar tu voluntad y entregar mi vida en tus manos.

¡Qué tengan un día lleno de bendiciones y de paz en su corazón!

¡Lean la Biblia, confíen en la misericordia de Dios y su vida se transformará!

En Cristo y Santa María de Guadalupe

P. Enrique GARCIA

   

30 de diciembre de 2020 (día sexto dentro de la Octava de Navidad)

1 Juan 2, 12-17

Les escribo a ustedes, hijitos, porque han sido perdonados sus pecados en el nombre de Jesús. Les escribo a ustedes, padres, porque conocen al que existe desde el principio. Les escribo a ustedes, jóvenes, porque han vencido al demonio. Les he escrito a ustedes, hijitos, porque conocen al Padre. Les he escrito a ustedes, padres, porque conocen al que existe desde el principio. Les he escrito a ustedes, jóvenes, porque son fuertes y la palabra de Dios permanece en ustedes y han vencido al demonio.

No amen al mundo ni lo que hay en él. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo: las pasiones desordenadas del hombre, las curiosidades malsanas y la arrogancia del dinero, no vienen del Padre, sino del mundo. El mundo pasa y sus pasiones desordenadas también. Pero el que hace la voluntad de Dios tiene vida eterna.

==============================

¡Desarrolla tu talento, ofrécelo con creatividad y veras lo que sucede en tu vida!

Hace poco tiempo me llamó la atención cuando un joven de unos 22 años me detuvo después de la Misa y me dijo: “Padre, tu homilía fue muy relevante”. Por supuesto, eso me llamó la atención, así que le pregunté: “¿Algo que específicamente haya hablado a tu corazón?” Respondió: “Usted dijo que nada puede llenar con sus deseos más profundos. Eso me llamó la atención porque nunca he oído eso.” Me hizo pensar cómo el mundo trata de hacernos creer que nuestra felicidad se puede encontrar en el poder, el honor, el placer y la riqueza, los cuatro sustitutos de Dios.

Cuando tenía 17 años, me sentí llamado al sacerdocio y mi deseo de server a Dios y ayudar a Su pueblo a conocerlo, amarlo y servirlo. Mis amigos y algunos de mis maestros en la preparatoria me dijeron: “Vas a cometer un gran error porque tienes un gran potencial para ser un abogado exitoso. Si tu eres abogado vas aganar mucho dinero y tener una familia. Entonces serás feliz.”  Sin embargo, cuando yo vi la alegría y la paz en el rostro de mi párroco  cuando el servía a los demás, especialmente a la gente cuando tenía problemas o estaban pasando por momentos muy difíciles. Fue maravillos ver su alegría y felicidad. También, no vi en ninguno de mis maestros de derecho y jueces esa alegría. No tengo muchas cosas, pero tengo a mi familia en México y una gran familia espiritual y muchos amigos por todo el mundo. La alegria y felicidad que he experimentado como sacerdote ha excedido en mucho mis propias expectaciones.  

Ahora me doy cuenta de que la alegría no es producto de cosas materiales o circunstancias externas. La alegría viene de adentro al poner a Jesucristo en el centro de nuestras vidas. Uno puede experimentar alegría incluso en las circunstancias más difíciles o dolorosas. Jesús nunca dijo que seguirlo sería fácil. De hecho, Él dijo que debemos tomar nuestra cruz diariamente y seguirlo. Hay gozo y paz cuando llegamos a confiar completamente en Él y cuando compartimos su amor con los demás.

Al acercarnos a este nuevo año del 2021, escuchemos las palabras de San Juan:

“No amen al mundo ni lo que hay en él. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo: las pasiones desordenadas del hombre, las curiosidades malsanas y la arrogancia del dinero, no vienen del Padre, sino del mundo. El mundo pasa y sus pasiones desordenadas también. Pero el que hace la voluntad de Dios tiene vida eterna.”

Centremos nuestras resoluciones de año nuevo en nuestras vidas espirituales.

¿Cómo puedo tener a Jesús como el centro de mi vida en el 2021?

¿Le he preguntado a Dios cuáles son Sus planes para mí en el 2021?

Señor, conoces mi corazón y mi deseo de encontrar paz y alegría. He tratado de encontrar paz y alegría en las cosas de este mundo, pero siempre me han dejado vacío, buscando siempre algo más. Gracias por mostrarme que solo al seguirte sin reservas encontraré verdadera alegría y paz. Ayúdame durante este nuevo año a buscar tu voluntad y entregar mi vida en tus manos.

¡Qué tengan un día lleno de bendiciones y de paz en su corazón!

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

En Cristo y Santa María de Guadalupe


Padre Enrique García Elizalde

December 30, 2020 (Day six within the octave of Christmas)

1 John 2:12-17

I am writing to you, children,
because your sins have been forgiven for his name’s sake.
I am writing to you, fathers,
because you know him who is from the beginning.
I am writing to you, young men,
because you have conquered the Evil One.
I write to you, children,
because you know the Father.
I write to you, fathers,
because you know him who is from the beginning.
I write to you, young men,
because you are strong and the word of God remains in you,
and you have conquered the Evil One.

Do not love the world or the things of the world.
If anyone loves the world, the love of the Father is not in him.
For all that is in the world,
sensual lust, enticement for the eyes, and a pretentious life,
is not from the Father but is from the world.
Yet the world and its enticement are passing away.
But whoever does the will of God remains forever.

==============================

I was struck recently when a young man about 22 years old stopped me after Mass and said, “Father, your homily was very relevant.” Of course, that caught my attention, so I asked him, “Anything specifically speak to your heart?” He replied, “You said that nothing can fulfill your deepest desire. That struck me because I’ve never heard that.” It made me think how the world tries to make us believe that our happiness can be found in power, honor, pleasure, and wealth, the four substitutes for God.

When I was 17 years old, I felt called to the priesthood and my desire it was to serve the Lord and help His people to know Him, love Him, and serve Him. My friends and some of my teachers in high school told me: “you will make a big mistake because you have potential to be a good lawyer. If you be a lawyer you make a lot of money and you can have a family, so you will be happy.” However, when I saw the joy and peace in the face of my pastor when he served others, especially when the people in difficult moments or mourning. It was amazing his joy and happiness. Also, I didn’t see in anybody of my teachers of the law and attorneys. I don’t have many things, but I have a big spiritual family and many friends. The joy and happiness that I have experienced as a priest has far exceeded even my own high expectations.

I now realize that joy is not a product of material things or external circumstances.  Joy comes from within by making Jesus Christ the center of our lives. One can experience joy even in the most difficult or painful circumstances. Jesus never said that following Him would be easy.  In fact, He said that we must pick up our cross daily and follow Him.  There is a joy and peace that comes when we place our complete trust in Him and when we share His love with others.

As we approach this new year of 2021, let us listen to the words of St. John:

Do not love the world or the things of the world.
If anyone loves the world, the love of the Father is not in him.
For all that is in the world,
sensual lust, enticement for the eyes, and a pretentious life,
is not from the Father but is from the world.
Yet the world and its enticement are passing away.
But whoever does the will of God remains forever.

Let us focus our new years’ resolutions on our spiritual lives.

How can I make Jesus the center of my life in 2021?

Have I asked God what His plans are for me in 2021?

Lord, you know my heart and my desire to find peace and joy.  I have tried to find peace and joy in the things of this world, but they have always left me empty, searching for more. Thank you for showing me that only by following you unreservedly will I find true joy and peace. Help me during this new year to seek your will and surrender my life into your hands.

Have a blessed day!

 Fr. Enrique GARCIA-ELIZALDE

30 de diciembre de 2020 (día seis dentro de la Octava de Navidad)

1 Juan 2, 12-17

Les escribo a ustedes, hijitos, porque han sido perdonados sus pecados en el nombre de Jesús. Les escribo a ustedes, padres, porque conocen al que existe desde el principio. Les escribo a ustedes, jóvenes, porque han vencido al demonio. Les he escrito a ustedes, hijitos, porque conocen al Padre. Les he escrito a ustedes, padres, porque conocen al que existe desde el principio. Les he escrito a ustedes, jóvenes, porque son fuertes y la palabra de Dios permanece en ustedes y han vencido al demonio.

No amen al mundo ni lo que hay en él. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo: las pasiones desordenadas del hombre, las curiosidades malsanas y la arrogancia del dinero, no vienen del Padre, sino del mundo. El mundo pasa y sus pasiones desordenadas también. Pero el que hace la voluntad de Dios tiene vida eterna.

==============================

¡Desarrolla tu talento, ofrécelo con creatividad y veras lo que sucede en tu vida!

Hace poco tiempo me llamó la atención cuando un joven de unos 22 años me detuvo después de la Misa y me dijo: “Padre, tu homilía fue muy relevante”. Por supuesto, eso me llamó la atención, así que le pregunté: “¿Algo que específicamente haya hablado a tu corazón?” Respondió: “Usted dijo que nada puede llenar con sus deseos más profundos. Eso me llamó la atención porque nunca he oído eso.” Me hizo pensar cómo el mundo trata de hacernos creer que nuestra felicidad se puede encontrar en el poder, el honor, el placer y la riqueza, los cuatro sustitutos de Dios.

Cuando tenía 17 años, me sentí llamado al sacerdocio y mi deseo de server a Dios y ayudar a Su pueblo a conocerlo, amarlo y servirlo. Mis amigos y algunos de mis maestros en la preparatoria me dijeron: “Vas a cometer un gran error porque tienes un gran potencial para ser un abogado exitoso. Si tu eres abogado vas aganar mucho dinero y tener una familia. Entonces serás feliz.”  Sin embargo, cuando yo vi la alegría y la paz en el rostro de mi párroco  cuando el servía a los demás, especialmente a la gente cuando tenía problemas o estaban pasando por momentos muy difíciles. Fue maravillos ver su alegria y felicidad. Tambien, no vi en ninguno de mis maestros de derecho y jueces esa alegría. No tengo muchas cosas, pero tengo una gran familia spiritual y muchos amigos. La alegria y felicidad que he experimentado como sacerdote ha excedido en mucho mis propias expectaciones.  

Ahora me doy cuenta de que la alegría no es producto de cosas materiales o circunstancias externas. La alegría viene de adentro al poner a Jesucristo en el centro de nuestras vidas. Uno puede experimentar alegría incluso en las circunstancias más difíciles o dolorosas. Jesús nunca dijo que seguirlo sería fácil. De hecho, Él dijo que debemos tomar nuestra cruz diariamente y seguirlo. Hay gozo y paz cuando llegamos a confiar completamente en Él y cuando compartimos su amor con los demás.

Al acercarnos a este nuevo año del 2021, escuchemos las palabras de San Juan:

“No amen al mundo ni lo que hay en él. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo: las pasiones desordenadas del hombre, las curiosidades malsanas y la arrogancia del dinero, no vienen del Padre, sino del mundo. El mundo pasa y sus pasiones desordenadas también. Pero el que hace la voluntad de Dios tiene vida eterna.”

Centremos nuestras resoluciones de año nuevo en nuestras vidas espirituales.

¿Cómo puedo tener a Jesús como el centro de mi vida en el 2021?

¿Le he preguntado a Dios cuáles son Sus planes para mí en el 2021?

Señor, conoces mi corazón y mi deseo de encontrar paz y alegría. He tratado de encontrar paz y alegría en las cosas de este mundo, pero siempre me han dejado vacío, buscando siempre algo más. Gracias por mostrarme que solo al seguirte sin reservas encontraré verdadera alegría y paz. Ayúdame durante este nuevo año a buscar tu voluntad y entregar mi vida en tus manos.

¡Qué tengan un día lleno de bendiciones y de paz en su corazón!

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

En Cristo y Santa María de Guadalupe


Padre Enrique García Elizalde

Martes de la 3a semana de Adviento (15 de diciembre de 2020)


Mateo 21:28-32

En aquel tiempo, Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: “¿Qué opinan de esto? Un hombre que tenía dos hijos fue a ver al primero y le ordenó: ‘Hijo, ve a trabajar hoy en la viña’. Él le contestó: ‘Ya voy, señor’, pero no fue. El padre se dirigió al segundo y le dijo lo mismo. Éste le respondió: ‘No quiero ir’, pero se arrepintió y fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?” Ellos le respondieron: “El segundo”.

Entonces Jesús les dijo: “Yo les aseguro que los publicanos y las prostitutas se les han adelantado en el camino del Reino de Dios. Porque vino a ustedes Juan, predicó el camino de la justicia y no le creyeron; en cambio, los publicanos y las prostitutas sí le creyeron; ustedes, ni siquiera después de haber visto, se han arrepentido ni han creído en él”.

===================

¡Desarrolla tu talento, ofrécelo con creatividad y veras lo que sucede en tu vida!

Ya estamos celebrando la tercera semana de adviento preparándonos para la venida de nuestro Señor. Por eso Jesús quiere que revisemos nuestro corazón para ver cómo estamos respondiendo a su llamada no solamente con las palabras sino con nuestras acciones. Imagínense que difícil tuvo que ser difícil para los sumos sacerdotes y ancianos escuchar a Jesús decir, “… los publicanos y las prostitutas se les han adelantado en el camino del Reino de Dios.” ¡Ellos eran los líderes religiosos y Jesús estaba diciéndoles que los ‘peores pecadores’ estaban entrando en el Reino de Dios antes que ellos! Eso tuvo que calarles hasta lo más profundo de su corazón.

¿Por qué Jesús los desafío de esta manera? Los sumos sacerdotes y los ancianos probablemente se sentían bastante cómodos con su estatus en la sociedad. Eran respetados por su posición. Hicieron todas las cosas correctas externamente. Habían dicho “sí” para ser líderes religiosos, pero sus acciones a veces estaban de hacer la voluntad de Dios y mostrar su amor a los demás.

Es por eso que Jesús dijo que los publicanos y las prostitutas se les adelantando en entrar al cielo – sus corazones habían cambiado. Ellos se arrepintieron de sus pecados, creyeron en Jesús y se les dio un lugar en el paraíso. Muy parecido al buen ladrón junto a Jesús en la cruz, estos pecadores conocidos le habían dicho “no” a Dios muy pronto en sus vidas, pero ahora cambiaron sus caminos. Jesús le dijo al buen ladrón: “Hoy estarás conmigo en el paraíso.” (Lucas 23, 43)

A pesar de que es fácil juzgar a los sacerdotes y a los ancianos, ¿seguimos su ejemplo a veces? ¿Tratamos a veces de actuar piadosos y santos mientras nuestro corazón está lejos de Dios? ¿Cumplimos nuestras obligaciones en la Iglesia sin permitir que nada llegue al nivel del corazón? ¿Salimos de la Iglesia después de escuchar la Palabra de Dios sin poner nada en práctica el resto de la semana? ¿Queremos que todos nos respeten y nos pongan en un pedestal debido a nuestras prácticas religiosas externas? ¿Somos complacientes en nuestra vida espiritual?

El Señor nos llama hoy a cada uno de nosotros a cambiar nuestros corazones. Si hay lugar para los publicanos y las prostitutas, hay espacio para nosotros en el Reino de los Cielos. Damos gracias a Dios por su misericordia y paciencia con nosotros. Él desea que todos seamos salvados y vivamos con Él para siempre. Alejémonos del pecado y creamos en el Evangelio. Abramos nuestros corazones a Jesús porque Él nunca nos dará la espalda. Recordemos que Jesús nunca nos falla, nosotros somos los que le fallamos. Dios nunca se cansa de nosotros, los que nos cansamos de ir a su misericordia somos nosotros. Si hay algo en nuestra vida que necesita ser cambiado o que necesita el perdón, vuelve al Señor hoy, porque mientras tengamos vida nunca es tarde para volver a su amor y hacer su voluntad. ¿Por qué esperar tanto para regresar a su amor? No castigamos a Dios con no hacer su voluntad, en realidad nos castigamos nosotros y nos privamos de vivir en su amor y tener paz en nuestro corazón, no siendo para lo que fuimos creados, para vivir con integridad y ser auténticos. Endereza el camino del Señor. ¡El tiempo de Su llegada se acerca rápido!

“Confía en el Señor y saltarás de gusto, jamás te sentirás decepcionado, porque el Señor escucha el clamor de los pobres y los libra de todas sus angustias.” (Salmo 33,6s). Me encomiendo a sus oraciones y ruego a Dios por ustedes y sus familias.

¡Qué tengan un día lleno de bendiciones y de paz en su corazón!

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

En Cristo y Santa María de Guadalupe


Padre Enrique García Elizalde

Here is the translation in English

Tuesday of the 3rd Week of Advent (December 15, 2020)

Matthew 21:28-32

Jesus said to the chief priests and the elders of the people:
“What is your opinion?
A man had two sons.
He came to the first and said,
‘Son, go out and work in the vineyard today.’
The son said in reply, ‘I will not,’
but afterwards he changed his mind and went.
The man came to the other son and gave the same order.
He said in reply, ‘Yes, sir,’ but did not go.
Which of the two did his father’s will?”
They answered, “The first.”
Jesus said to them, “Amen, I say to you,
tax collectors and prostitutes
are entering the Kingdom of God before you.
When John came to you in the way of righteousness,
you did not believe him;
but tax collectors and prostitutes did.
Yet even when you saw that,
you did not later change your minds and believe him.”

=======================================

We are ready celebrating the 3rd Tuesday of Advent and we are preparing for the coming our Lord, who wants to talk that we have opportunity to change our lives.  That is why Jesus wants us to review our hearts to see how we are responding to his call, not only with words, but with our actions. It had to be difficult for the chief priests and elders to hear Jesus say, “…tax collectors and prostitutes are entering the Kingdom of God before you.”  They were the religious leaders and Jesus was telling them that the ‘worst sinners’ were entering the Kingdom of God before them!  That had to sting them to the heart.

Why did Jesus challenge them in this way?  The chief priests and elders probably felt pretty comfortable with their status in society.  They were respected for their position.  They did all the right things externally.  They had said “yes” to be religious leaders, but their actions were far from the Lord at times.

That is why Jesus said that tax collectors and prostitutes were entering heaven – their hearts were changed.   They repented from their sins, believed in Jesus and were given a place in paradise.  Much like the good thief next to Jesus on the cross, these notorious sinners had said “no” to God early in their lives, but now they changed their ways.  Jesus told the good thief, “Today you will be with me in paradise.” (Luke 23:43)

What can we learn from this?  Jesus is trying to teach us that our initial answer to Him does not have to be our final answer.  No matter how many times we said “no” to Jesus in the past, we can change that by turning away from sin and following Him.  It also means that we cannot get complacent in our spiritual lives.  Even if we said “yes” to Jesus earlier in life, we can still turn away from Him. Our faith is not a “one and done” event; it is a daily renewal of our commitment to follow Jesus, much like marriage is a daily renewal of our commitment to our spouse. It does not matter how pious or religious we may appear; God wants our hearts.

Even though it is easy to judge the priests and elders, do we sometimes follow their lead?  Do we sometimes try to act pious and holy while our hearts are far from God?  Do we fulfill our obligations at Church without allowing anything to arrive at the level of the heart?  Do we leave Church after listening to the Word of God without putting anything into practice the rest of the week?  Do we want people to respect us and put us on a pedestal because of our exterior religious practices?  Do we get complacent in our spiritual lives?

Today the Lord is calling each of us to change our hearts.  If there is room for tax collectors and prostitutes, there is room for us in the Kingdom of Heaven. We thank God for His mercy and patience with us. He desires that we all be saved and live with Him forever. Let us turn away from sin and believe in the Gospel.  Let us open our hearts to Jesus for He will never turn His back on us. Let us remember that Jesus never fails us, we are the ones who fail him. God never tires of us; we are the ones who tire of going to his mercy. If there is something in our lives that needs changing or that needs forgiveness, turn to the Lord today, because as long as we have life it is never too late to return to His love and do His will.  Make straight the way of the Lord.  The time of His arrival is approaching fast!

“Look to him that you may be radiant with joy, and your faces may not blush with shame.  When the poor one called out, the LORD heard, and from all his distress he saved him.” (Psalm 33, 6ss) Please, pray for me and the Church. You and all your family are in my prayers.

May you have a blessed day!

Fr. Enrique GARCIA

Martes de la 3a semana de Adviento (15 de diciembre de 2020)


Mateo 21:28-32

En aquel tiempo, Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: “¿Qué opinan de esto? Un hombre que tenía dos hijos fue a ver al primero y le ordenó: ‘Hijo, ve a trabajar hoy en la viña’. Él le contestó: ‘Ya voy, señor’, pero no fue. El padre se dirigió al segundo y le dijo lo mismo. Éste le respondió: ‘No quiero ir’, pero se arrepintió y fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?” Ellos le respondieron: “El segundo”.

Entonces Jesús les dijo: “Yo les aseguro que los publicanos y las prostitutas se les han adelantado en el camino del Reino de Dios. Porque vino a ustedes Juan, predicó el camino de la justicia y no le creyeron; en cambio, los publicanos y las prostitutas sí le creyeron; ustedes, ni siquiera después de haber visto, se han arrepentido ni han creído en él”.

===================

¡Desarrolla tu talento, ofrécelo con creatividad y veras lo que sucede en tu vida!

Ya estamos celebrando la tercera semana de adviento preparándonos para la venida de nuestro Señor. Por eso Jesús quiere que revisemos nuestro corazón para ver cómo estamos respondiendo a su llamada no solamente con las palabras sino con nuestras acciones. Imagínense que difícil tuvo que ser difícil para los sumos sacerdotes y ancianos escuchar a Jesús decir, “… los publicanos y las prostitutas se les han adelantado en el camino del Reino de Dios.” ¡Ellos eran los líderes religiosos y Jesús estaba diciéndoles que los ‘peores pecadores’ estaban entrando en el Reino de Dios antes que ellos! Eso tuvo que calarles hasta lo más profundo de su corazón.

¿Por qué Jesús los desafío de esta manera? Los sumos sacerdotes y los ancianos probablemente se sentían bastante cómodos con su estatus en la sociedad. Eran respetados por su posición. Hicieron todas las cosas correctas externamente. Habían dicho “sí” para ser líderes religiosos, pero sus acciones a veces estaban de hacer la voluntad de Dios y mostrar su amor a los demás.

Es por eso que Jesús dijo que los publicanos y las prostitutas se les adelantando en entrar al cielo – sus corazones habían cambiado. Ellos se arrepintieron de sus pecados, creyeron en Jesús y se les dio un lugar en el paraíso. Muy parecido al buen ladrón junto a Jesús en la cruz, estos pecadores conocidos le habían dicho “no” a Dios muy pronto en sus vidas, pero ahora cambiaron sus caminos. Jesús le dijo al buen ladrón: “Hoy estarás conmigo en el paraíso.” (Lucas 23, 43)

A pesar de que es fácil juzgar a los sacerdotes y a los ancianos, ¿seguimos su ejemplo a veces? ¿Tratamos a veces de actuar piadosos y santos mientras nuestro corazón está lejos de Dios? ¿Cumplimos nuestras obligaciones en la Iglesia sin permitir que nada llegue al nivel del corazón? ¿Salimos de la Iglesia después de escuchar la Palabra de Dios sin poner nada en práctica el resto de la semana? ¿Queremos que todos nos respeten y nos pongan en un pedestal debido a nuestras prácticas religiosas externas? ¿Somos complacientes en nuestra vida espiritual?

El Señor nos llama hoy a cada uno de nosotros a cambiar nuestros corazones. Si hay lugar para los publicanos y las prostitutas, hay espacio para nosotros en el Reino de los Cielos. Damos gracias a Dios por su misericordia y paciencia con nosotros. Él desea que todos seamos salvados y vivamos con Él para siempre. Alejémonos del pecado y creamos en el Evangelio. Abramos nuestros corazones a Jesús porque Él nunca nos dará la espalda. Recordemos que Jesús nunca nos falla, nosotros somos los que le fallamos. Dios nunca se cansa de nosotros, los que nos cansamos de ir a su misericordia somos nosotros. Si hay algo en nuestra vida que necesita ser cambiado o que necesita el perdón, vuelve al Señor hoy, porque mientras tengamos vida nunca es tarde para volver a su amor y hacer su voluntad. ¿Por qué esperar tanto para regresar a su amor? No castigamos a Dios con no hacer su voluntad, en realidad nos castigamos nosotros y nos privamos de vivir en su amor y tener paz en nuestro corazón, no siendo para lo que fuimos creados, para vivir con integridad y ser auténticos. Endereza el camino del Señor. ¡El tiempo de Su llegada se acerca rápido!

“Confía en el Señor y saltarás de gusto, jamás te sentirás decepcionado, porque el Señor escucha el clamor de los pobres y los libra de todas sus angustias.” (Salmo 33,6s). Me encomiendo a sus oraciones y ruego a Dios por ustedes y sus familias.

¡Qué tengan un día lleno de bendiciones y de paz en su corazón!

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

En Cristo y Santa María de Guadalupe


Padre Enrique García Elizalde

Here is the English translation:

Tuesday of the 3rd Week of Advent (December 15, 2020)

Matthew 21:28-32

Jesus said to the chief priests and the elders of the people:
“What is your opinion?
A man had two sons.
He came to the first and said,
‘Son, go out and work in the vineyard today.’
The son said in reply, ‘I will not,’
but afterwards he changed his mind and went.
The man came to the other son and gave the same order.
He said in reply, ‘Yes, sir,’ but did not go.
Which of the two did his father’s will?”
They answered, “The first.”
Jesus said to them, “Amen, I say to you,
tax collectors and prostitutes
are entering the Kingdom of God before you.
When John came to you in the way of righteousness,
you did not believe him;
but tax collectors and prostitutes did.
Yet even when you saw that,
you did not later change your minds and believe him.”

=======================================

We are ready celebrating the 3rd Tuesday of Advent and we are preparing for the coming our Lord, who wants to talk that we have opportunity to change our lives.  That is why Jesus wants us to review our hearts to see how we are responding to his call, not only with words, but with our actions. It had to be difficult for the chief priests and elders to hear Jesus say, “…tax collectors and prostitutes are entering the Kingdom of God before you.”  They were the religious leaders and Jesus was telling them that the ‘worst sinners’ were entering the Kingdom of God before them!  That had to sting them to the heart.

Why did Jesus challenge them in this way?  The chief priests and elders probably felt pretty comfortable with their status in society.  They were respected for their position.  They did all the right things externally.  They had said “yes” to be religious leaders, but their actions were far from the Lord at times.

That is why Jesus said that tax collectors and prostitutes were entering heaven – their hearts were changed.   They repented from their sins, believed in Jesus and were given a place in paradise.  Much like the good thief next to Jesus on the cross, these notorious sinners had said “no” to God early in their lives, but now they changed their ways.  Jesus told the good thief, “Today you will be with me in paradise.” (Luke 23:43)

What can we learn from this?  Jesus is trying to teach us that our initial answer to Him does not have to be our final answer.  No matter how many times we said “no” to Jesus in the past, we can change that by turning away from sin and following Him.  It also means that we cannot get complacent in our spiritual lives.  Even if we said “yes” to Jesus earlier in life, we can still turn away from Him. Our faith is not a “one and done” event; it is a daily renewal of our commitment to follow Jesus, much like marriage is a daily renewal of our commitment to our spouse. It does not matter how pious or religious we may appear; God wants our hearts.

Even though it is easy to judge the priests and elders, do we sometimes follow their lead?  Do we sometimes try to act pious and holy while our hearts are far from God?  Do we fulfill our obligations at Church without allowing anything to arrive at the level of the heart?  Do we leave Church after listening to the Word of God without putting anything into practice the rest of the week?  Do we want people to respect us and put us on a pedestal because of our exterior religious practices?  Do we get complacent in our spiritual lives?

Today the Lord is calling each of us to change our hearts.  If there is room for tax collectors and prostitutes, there is room for us in the Kingdom of Heaven. We thank God for His mercy and patience with us. He desires that we all be saved and live with Him forever. Let us turn away from sin and believe in the Gospel.  Let us open our hearts to Jesus for He will never turn His back on us. Let us remember that Jesus never fails us, we are the ones who fail him. God never tires of us; we are the ones who tire of going to his mercy. If there is something in our lives that needs changing or that needs forgiveness, turn to the Lord today, because as long as we have life it is never too late to return to His love and do His will.  Make straight the way of the Lord.  The time of His arrival is approaching fast!

“Look to him that you may be radiant with joy, and your faces may not blush with shame.  When the poor one called out, the LORD heard,
and from all his distress he saved him.” (Psalm 33, 6ss) Please, pray for me and the Church. You and all your family are in my prayers.

May you have a blessed day!

Fr. Enrique GARCIA

Sábado de la 23a Semana del Tiempo Ordinario (12-Sept.-2020)


1 CORINTIOS 10:14-22

Queridos hermanos: Huyan de la idolatría. Me dirijo a ustedes como a hombres sensatos; ustedes mismos juzguen lo que voy a decir: El cáliz de la bendición con el que damos gracias, ¿no nos une a Cristo por medio de su sangre? Y el pan que partimos, ¿no nos une a Cristo por medio de su cuerpo? El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todos comemos del mismo pan. Consideren al pueblo de Israel: ¿no es cierto que los que comen de la víctima sacrificada en el altar quedan unidos a él?

Con esto no quiero decir que el ídolo represente algo real, ni que la carne ofrecida a los ídolos tenga algún valor especial. Lo que quiero decir es que, cuando los paganos ofrecen sus sacrificios, se los ofrecen a los demonios y no a Dios.

Ahora bien, yo no quiero que ustedes se asocien con los demonios. No pueden beber el cáliz del Señor y el cáliz de los demonios. No pueden compartir la mesa del Señor y la mesa de los demonios. ¿O queremos provocar acaso la indignación del Señor creyéndonos más poderosos que él?

=========================

¡Desarrolla tu talento, ofrécelo con creatividad y veras lo que sucede en tu vida!

San Pablo está hablando sobre la Misa en la lectura de hoy.  “La copa de bendición que bendecimos, ¿no es una participación en la Sangre de Cristo?  El pan que partimos, ¿no es una participación en el Cuerpo de Cristo?” Desde el momento de la última cena hasta hoy, se ha celebrado la Misa. Hay una cadena ininterrumpida desde la época de los Apóstoles hasta ahora de la Misa que se celebra en todo el mundo. Pienso en eso a menudo cuando celebro la Misa. Me pregunto: “¿Quién soy yo para hacer esto?” Me siento indigno, pero la llamada de Jesús nos hace dignos. Es Jesús quien celebra cada Misa a través del sacerdote. ¿Apreciamos plenamente el don de la Eucaristía que Jesús nos dejó? 

Cada vez que celebramos la Eucaristía recordamos el asombroso sacrificio que Jesús ofreció en la cruz del Calvario y también recordamos la última cena. Si alguna vez ha querido viajar en el tiempo, vaya a Misa. Imagínese sentado con los apóstoles alrededor de la mesa de la última cena. Al mismo tiempo, imagínese al pie de la cruz mientras Jesús ofrece Su cuerpo y sangre por nosotros.

Es por eso que San Pablo estaba advirtiendo a los Corintios contra la idolatría.  Había gente comiendo la carne de los animales ofrecidos a ídolos paganos y luego también asistiendo a Misa.  “Quiero decir que lo que sacrifican, se sacrifican a los demonios, no a Dios, y no quiero que se conviertan en participantes con demonios.  No puedes beber la copa del Señor y también la copa de los demonios”.

Hoy todavía participamos en la idolatría. No comemos carne sacrificada a los ídolos, pero seguimos adorando ídolos. Un ídolo común que tenemos somos nosotros mismos. Queremos ser alguien importante, así que buscamos el honor. Queremos controlar las cosas, así que buscamos el poder. Queremos sentirnos bien, así que buscamos placer. Queremos ser dueños de todo, así que buscamos riqueza. Todos estos sustitutos de Dios son un deseo de exultar al yo. También podemos adorar a otras personas, a los deportes, nuestro trabajo y muchas otras cosas. Cada vez que ponemos a alguien o algo sobre de Dios se convierte en un ídolo.

La verdadera adoración es poner a Jesús en el centro de nuestra vida. Participar en la Misa nos ayuda a quitarnos de ser el centro nosotros mismos o a otras cosas y a ponerlo directamente en el Señor. Cuando nos demos cuenta de que esta vida no se trata de nosotros y se trata de Jesús, comenzaremos a experimentar la verdadera paz y alegría. Asistir a la Misa es una de las mejores maneras de vaciarnos de nosotros mismos para que podamos adorar a Jesús. Escuchamos la palabra inspirada de Dios y luego reflexionamos sobre ella a través de la homilía.  Entonces profesamos nuestra fe y ofrecemos nuestras peticiones.  Entonces celebramos la Eucaristía y recordamos el amor sacrificial de Jesús. La culminación ocurre cuando podemos recibir el Cuerpo y la Sangre de Jesús en la Eucaristía. 

Cuando comprendemos lo que está sucediendo en la Misa y tenemos una relación con el Señor, nunca se vuelve aburrido. Si todos entendieran que pueden recibir a Jesús en la Eucaristía todos los días si lo desean, tendríamos sólo espacio de pie en nuestras iglesias  (fuera de las restricciones de Covid).

¿Realmente aprecio el regalo de Dios en la Eucaristía?

¿Pongo en mi vida a cualquier persona o cualquier cosa delante de Dios?

¿Qué puedo hacer para reordenar mi vida a fin de que Jesús esté en el centro?

¡Que tengan un fin de semana llena de bendiciones!

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

En Cristo y Santa María de Guadalupe

Padre Enrique García Elizalde

Miércoles XIII del Tiempo Ordinario (1º de julio 2020)

Mateo 8:28-34

Cuando Jesús vino al territorio de los Gadarenos, 
dos endemoniados que venían de las tumbas se encontraron con él. 
Ellos eran tan salvajes que nadie podía viajar por ese camino. 
Ellos gritaron, “¿Qué tienes que ver con nosotros, Hijo de Dios? 
¿Has venido aquí para atormentarnos antes del tiempo señalado?”
A cierta distancia había una manada de cerdos que se alimentaba. 
Los demonios le rogaron, 
“Si nos echas fuera, mándanos entrar en la manada de cerdos.” 
Y él les dijo, “¡Vayan, entonces!” 
Ellos salieron y entraron en los cerdos, 
y toda la manada se precipitó por un despeñadero al mar 
donde se ahogaron. 
Los criadores de cerdos huyeron, 
y cuando llegaron a la ciudad informaron todo, 
incluyendo lo que había pasado con los endemoniados. 
Luego toda la ciudad salió al encuentro de Jesús, 
y cuando lo vieron, le rogaron que se fuera de su distrito.

=======================

 
En las Escrituras, siempre me parece muy interesante que los demonios reconozcan a Jesús por lo quien es: el Hijo de Dios. Los cristianos a menudo perdemos a Jesús cuando Él está justo en frente de nosotros.
 

Otra cosa que me llamó la atención fue la frase: “¿Has venido aquí para atormentarnos antes del tiempo señalado?” Los demonios están insinuando que ellos conocen el momento en el que Dios los atormentará. Jesús ganará la victoria y ellos lo saben.

Estaban tan asustados que pidieron ser enviados dentro de los cerdos. Piensa en eso. Ellos ni siquiera pelearon la batalla. No desafiaron a Jesús o trataron de escapar. Inmediatamente se sometieron al poder de Jesús, sabiendo que no tenían poder en comparación con Jesús, y voluntariamente se metieron en los cerdos y luego se ahogaron en el mar.

¿Por qué es esto importante? Debemos darnos cuenta de dos cosas importantes: 

1) El diablo es real. Esto es importante porque el diablo quiere que creamos que él no existe. Cuando creemos que el diablo no existe, somos fácilmente engañados y caemos en la tentación. Por ejemplo, muchas personas no ven el mal en la pornografía, por lo que silenciosamente está destruyendo matrimonios, familias e individuos. San Pedro advierte: “Mantente sobrio y alerta. Tu oponente, el diablo, ronda como un león rugiente buscando a alguien a quien devorar” (1 Pe 5, 8) Cuando nos damos cuenta de que el diablo es real y estudiamos sus tácticas, lo reconocemos por lo que es. Quiere acusar, dividir, separar y conquistar. Él quiere que creamos mentiras como: “No eres digno del amor de Dios” o “Dios te ha abandonado”. Nos preparamos al pedir la gracia de Dios, especialmente en nuestras áreas de debilidad. Caemos de rodillas y pedimos la ayuda de Dios cuando somos tentados.

2)    El diablo no es igual a Jesús. Cuando permanecemos conectados con Jesús a través de la oración, las Escrituras y los sacramentos, no deberíamos temer nada ni a nadie. Si permanecemos cerca de Jesús, el diablo se someterá con miedo, como escuchamos en el Evangelio de hoy. Jesús nos dice: “Si permaneces en mí y mis palabras permanecen en ti, pide lo que quieras y se te concederá”. (Juan 15, 7) El diablo no es una fuerza igual y oponente a Jesús; el diablo fue creado por Dios – un ángel caído. Esto no quiere decir que debamos burlarnos del diablo o invitarlo a participar en actividades como sesiones de espiritismo, tablas de ouija o lectura de las manos. Esto no es un juego; es una batalla espiritual. Jesús ha ganado la victoria y debemos permanecer cerca de Él.

Hay muchas historias de los santos luchando contra el diablo. San Padre Pío y San Juan María Vianney son ejemplos famosos de unos hombres santos que tienen batallas físicas con el diablo. El diablo fue tras ellos, probablemente porque estaban haciendo un gran trabajo para el Señor.  Cada vez que queremos acercarnos más a Cristo o hacer ministerio en Su nombre, prepárate para una batalla espiritual.

¿Cómo nos preparamos para esta batalla espiritual? 


1) Orar a diario: oración personal, rosario, Coronilla de la Divina Misericordia.


2) Frecuenta los Sacramentos de la Eucaristía y la Confesión (mensualmente). 


3) Leer la Biblia con la diariamente.

4) Vive una vida de virtud y permanece en la gracia de Dios. 

5) Conoce tus debilidades y fortalece estas áreas con la gracia de Dios. Mantén tus ojos abiertos para las tácticas y las tentaciones del maligno.


¿Dónde experimento las tentaciones del maligno en mi vida?
¿Cómo fortalezco mi intelecto y deseo de elegir a Dios en cada momento de cada día?

¿Cuáles son las prácticas espirituales que debo comenzar para fortalecerme contra el mal?

Qué Dios los siga colmando de bendiciones.

Hoy empiezo mi servicio ministerial en la Parroquia de Corpus Christi en Council Bluffs. Me encomiendo a sus oraciones para poder seguir sirviendo al Pueblo de Dios con amor y entregar mi vida por la salvación de cada una de sus almas. Que nuestro Señor Jesucristo y nuestra Madre nos guíen y fortalezcan para ser fieles a nuestra misión para cual fuimos creados.

Padre Enrique Garcia

Viernes VII de Pascua (29-Mayo-2020)


Lectura del santo evangelio según san Juan 21, 15-19

En aquel tiempo, le preguntó Jesús a Simón Pedro: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?” Él le contestó: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis corderos”.

Por segunda vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?” Él le respondió: “Sí, Señor, tú sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Pastorea mis ovejas”.

Por tercera vez le preguntó: “Simón, hijo de Juan, ¿me quieres?” Pedro se entristeció de que Jesús le hubiera preguntado por tercera vez si lo quería, y le contestó: “Señor, tú lo sabes todo; tú bien sabes que te quiero”. Jesús le dijo: “Apacienta mis ovejas.

Yo te aseguro: cuando eras joven, tú mismo te ceñías la ropa e ibas a donde querías; pero cuando seas viejo, extenderás los brazos y otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras”. Esto se lo dijo para indicarle con qué género de muerte habría de glorificar a Dios. Después le dijo: “Sígueme”.

=================

En la primera lectura (Hch 25, 13-21) del día de hoy, Lucas parece un admirador del sistema jurídico romano e incluso saca a la luz algunos de sus principios rectores. Y pone de manifiesto la prontitud para explotar a favor del Evangelio este admirado ordenamiento jurídico. Pablo podrá ir a Roma gracias a su apelación al Cesar. Irá como prisionero, es verdad, pero irá a Roma. Es interesante leer la continuación del relato, donde se presenta el encuentro de Pablo con la extraña pareja y con el representante del Imperio Romano: también ellos están interesados en el asunto de Jesús y convierten la resurrección en tema de conversación. El valor de Pablo, que no teme exponerse, obliga a todo tipo de persona a ponerse frente al hecho de la resurrección, que ahora se ha convertido en el motivo fundador del nuevo camino de la salvación.

El Salmista alaba hoy y nos invita diciendo: “Bendigamos al Señor, que es el rey del universo. Aleluya.”  (Salmo 102, 1ss). Él anhela que “todo mi ser bendiga su santo nombre…y no te olvides de sus beneficios.” Nos muestra la grandeza de su amor por nosotros: “como desde la tierra hasta el cielo, así es de grande su misericordia.”

El Evangelio de hoy nos habla sobre la gran relación que existe entre Jesús resucitado y Pedro. Pedro conoce bien sus pecados—ha traicionado a Jesús tres veces. Jesús lo conduce a través del proceso de arrepentimiento y le da la llave para su transformación. Tres veces Pedro negó al Señor, y tres veces Jesús le pide que reafirme su fe: “Simón, hijo de Juan, ¿me amas?” Hay que tener en cuenta que el Cristianismo no es un conjunto de ideas, convicciones o principios. Es, más bien, la relación con una persona, con la persona de Jesucristo.

¿Amas a Jesús? ¿Se ha convertido en tu amigo? ¿Cómo es tu relación con Él? ¿Lo visitas en donde mora (el Sagrario) y cuánto pasas tiempo con Él? ¿Lees las Escrituras para conocerlo mejor?


A la pregunta de Jesús: ¿Me amas? Simón-Pedro dice sí, Jesús lo prueba: “Apacienta mis corderos; cuida mis ovejas; alimenta mis ovejas”. La prueba de amor es acción. ¿Estamos dispuestos a hacer lo que hizo Jesús? ¿Estamos dispuestos a misionar en su nombre? ¿Dejas que Él transforme tu vida? 

“Te aseguro que cuando eras joven tú mismo te vestías e ibas a donde querías. Pero cuando seas viejo, extenderás tus brazos, y otro te atará y te llevará a donde no quieras”. (Jn 21,18)  La última prueba del discipulado es la voluntad de abandonar nuestros egos y ser llevados por un poder más grande que nosotros mismos. “Cuando llegues a viejo, extenderás tus manos.” Cuando lees las palabras de Jesús a Pedro, probablemente pienses inmediatamente en la crucifixión de Pedro. ¡Y con buena razón! Jesús estaba prediciendo “por qué clase de muerte Pedro glorificaría a Dios” (Jn 21,19).

Aquí también hay un mensaje aquí para cada uno de nosotros, especialmente a medida que envejecemos o cuidamos a los seres queridos que han envejecido. Pedro no se limitó a extender sus manos sobre la cruz al revés. Él los extendió todos los días mientras servía a la Iglesia, hasta el final de su vida y lo hizo con alegría por amor a Jesús. Sin duda, envejecer no es fácil, no eres tan fuerte o ágil como cuando eras más joven. Puede ser más difícil recordar un nombre o hacer las cosas. Tal vez necesites ayuda con los quehaceres que alguna vez realizaste  fácilmente por tu cuenta. Hay que renunciar a parte de nuestra independencia, junto con algunos sueños que ya no son realistas, ¡pero anímese! El salmista le asegura que puede “dar fruto incluso en la vejez” (Salmo 92,15). ¿Cómo? Intentando estar abierto a las formas únicas de gracia disponibles en esta temporada de tu vida. Quizás no puedas hacer las cosas que solías hacer, ni para ti, ni para tu familia, ni para tu iglesia. Pero no dejes que eso te agobie. Dios tiene una misión para ti y cuenta contigo. Él tiene otras oportunidades guardadas para ti. Por ejemplo, si descubres que todo parece llevar más tiempo y puede aglomerar tantas actividades en tu día, quizás Dios te pida que simplifiques tu vida. Intenta enfocarte en lo que más importa: amar y ser amado. Si no puede hacer tanto por tu familia o amigos, puedes desarrollar un nuevo aprecio por simplemente estar con ellos o levantarlos en oración. Incluso tu necesidad de depender más de tu familia o amigos puede ayudarlos a aprender más acerca de cómo nos necesitamos los unos a los otros como miembros del cuerpo de Cristo. De hecho, al dejar que la gente te sirva, ¡Les estás dando la oportunidad de crecer! Al igual que Pedro, puedes extender tus manos a las personas que te rodean a medida que te haces mayor. ¡Dios todavía tiene un gran plan para ti y tienes  mucho que hacer!

“Jesús, quiero seguirte hoy y todos los días de mi vida”

¡Qué tengan una semana llena de bendiciones!

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

En Cristo y Santa María de Guadalupe

Padre Enrique García Elizalde

Jueves VII de Pascua (28-Mayo-2020)


Evangelio según san Juan 17, 20-26

En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: “Padre, no sólo te pido por mis discípulos, sino también por los que van a creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti somos uno, a fin de que sean uno en nosotros y el mundo crea que tú me has enviado.

Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno. Yo en ellos y tú en mí, para que su unidad sea perfecta y así el mundo conozca que tú me has enviado y que los amas, como me amas a mí.

Padre, quiero que donde yo esté, estén también conmigo los que me has dado, para que contemplen mi gloria, la que me diste, porque me has amado desde antes de la creación del mundo.

Padre justo, el mundo no te ha conocido; pero yo sí te conozco y éstos han conocido que tú me enviaste. Yo les he dado a conocer tu nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que me amas esté en ellos y yo también en ellos”.

=======================

En la primera lectura (Hch 22, 30; 23, 6-11) tomada del segundo discurso de Pablo en su nueva condición de prisionero. Había subido a Jerusalén para visitar a aquella comunidad y había seguido, con “incauta” condescendencia, el consejo de Santiago de subir al templo. Lo descubren en él y, si no hubiera sido salvado por el tribuno romano, que le permite hablar a la muchedumbre, casi le cuesta la vida. De este modo tiene ocasión de contar, una vez más, su conversión, relato al que siguió una nueva intervención del tribuno romano ordenando a los soldados que lo llevaran al cuartel. Una vez allí, Pablo declara su ciudadanía romana. Al día siguiente le llevan ante el Sanedrín, donde pronuncia este habilidoso discurso.

Pablo juega con las divisiones entre fariseos y saduceos a propósito de la resurrección de los muertos, él dice “Hermanos: Yo soy fariseo, hijo de fariseos, y me quieren juzgar porque espero la resurrección de los muertos”. Con ello despierta un furor teológico que les hace llegar a las manos. Los fariseos, superando la prudente posición del mismo Gamaliel, se alinean con Pablo y en contra del adversario común. Los romanos tienen que salvar otra vez al apóstol, “El alboroto llegó a tal grado, que el comandante, temiendo que hicieran pedazos a Pablo, mandó traer a la guarnición para sacarlo de allí y llevárselo al cuartel.” La particular belicosidad de los judíos -belicosidad que se verifica en esta visita de Pablo- es un indicador de la tensión nacionalista que estaba subiendo en el ambiente: todo lo que amenazaba la identidad nacional era rechazado, hasta el punto de llegar a la abierta rebelión contra Roma. Son páginas que reproducen el clima de exasperación nacionalista que conducirá al drama de la destrucción de la ciudad.

Pablo es consolado y tranquilizado de nuevo sobre su alta misión de ‘testigo’, no sólo en Jerusalén, sino en el mismo corazón del mundo conocido, El Señor se le apareció a Pablo y le dijo: “Ten ánimo, Pablo; porque así como en Jerusalén has dado testimonio de mí, así también tendrás que darlo en Roma”. Fue una vida heroica la de Pablo, empleada exclusivamente al servicio del Evangelio. San Pablo nos da ejemplo de ser testigos, misioneros y predicadores de la Buena Nueva del Señor, “Proclama la Palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, amenaza, exhorta con toda paciencia y doctrina.” (2 Timoteo 4, 2).

¿Qué estás haciendo para anunciar la Buena Nueva de Dios? ¿Sientes el consuelo de Dios en los momentos de la tribulación?

Junto con el Salmista hay que exclamar: “Enséñanos, Señor, el camino de la vida. Aleluya.”  (Salmo 15, 1ss). “Protégeme, Dios mío, pues eres mi refugio…tú eres mi Señor…mi vida está en sus manos…me aconseja, hasta de noche me instruye internamente. Tengo siempre presente al Señor, y con él a mi lado, jamás tropezaré. Enséñame el camino de la vida…”

En la tercera parte de su “Oración sacerdotal” dilata Jesús el horizonte. Antes había invocado al Padre por sí mismo y por la comunidad de los discípulos. Ahora su oración se extiende en favor de todos los futuros creyentes (vv. 20-26). Tras una invocación general, “Padre, no sólo te pido por mis discípulos, sino también por los que van a creer en mí por la palabra de ellos” (v. 20), siguen dos partes bien distintas: la oración por la unidad (vv. 21-23) y la oración por la salvación (vv. 24-26).

Jesús, después de haber presentado a las personas por las que pretende orar, le pide al Padre el don de la unidad en la fe y en el amor para todos los creyentes. Jesús dice: “Para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti somos uno”, esta unidad tiene su origen y está calificada por ‘lo mismo que’ (= kathós), es decir, por la co-presencia del Padre y del Hijo, por la vida de unión profunda entre ellos, fundamento y modelo de la comunidad de los creyentes. En este ambiente vital, todos se hacen ‘uno’ en la medida en la que acogen a Jesús y creen en su Palabra. Este alto ideal, inspirado en la vida de unión entre las personas divinas, encierra para la comunidad cristiana una vigorosa llamada de la fe y es signo luminoso de la misma misión de Jesús. La unidad entre Jesús y la comunidad cristiana se representa así como una in-habitación: “Yo en ellos y tú en mí” (v. 23ª). En Cristo se realiza, por tanto, el perfeccionamiento hacia la unidad.

A continuación, Jesús manifiesta los últimos deseos en los que asocia a los discípulos los creyentes de todas las épocas de la historia, y para los cuales pide el cumplimiento de la promesa ya hecha a los discípulos (v. 24). En la petición final, Jesús vuelve al tema de la gloria, recupera el de la misión, es decir, el tema de hacer conocer al Padre (vv. 25s), y concluye pidiendo que todos sean admitidos en la intimidad del misterio, donde existe desde siempre la comunión de la vida entre el Padre y el Hijo. La unidad con el Padre, fuente del amor, tiene lugar, no obstante, en el creyente por medio de la presencia interior del Espíritu de Jesús, “para que el amor con que me amas esté en ellos y yo también en ellos”.

¿Eres causa de unidad entre tu familia, amigos y en la Iglesia o de división?

¿Qué pretendes con los comentarios que haces sobre otras personas?

Hoy pedimos por el aumento de las vocaciones sacerdotales, religiosas, misioneras, a la vida consagrada, al matrimonio y a la soltería. Vivamos intensamente nuestra vida hasta el último minuto de nuestra existencia de acuerdo a la voluntad de Dios para alcanzar la felicidad y la santidad. Preocúpate por agradar a Dios y no al mundo.

¡Lee la Biblia, confía en la misericordia de Dios y tu vida se transformará!

En Cristo y Santa María de Guadalupe

Padre Enrique García-Elizalde